Ainia desarrolla un proyecto que aprovecha la fruta perdida y obtiene nuevos bioproductos

Un proyecto de investigación liderado por el centro tecnológico Ainia pretende aprovechar la fruta perdida como merma de producción en actividades agrícolas para obtener bioproductos de alto valor, incluyendo productos de la industria cosmética.

Según Ainia, los sistemas de producción y consumo alimentario son responsables del 26 % de las emisiones de CO2 a nivel global, por lo que desarrollar alternativas innovadoras para conseguir ciclos de carbono más largos obteniendo bioproductos de alto valor es clave para desarrollar una bioeconomía «más sostenible y circular».

El proyecto propone desarrollar una solución innovadora de descarbonización viable económicamente mediante la valorización en nuevos productos de alto valor añadido a través diferentes tecnologías.

Estas tecnologías abarcan el cultivo mixto de microalgas y bacterias para productos biofertilizantes a partir de nutrientes recuperados de fruta residual.

También aprovecha el cultivo puro de microalgas para productos cosméticos mediante nutrientes de fruta residual e incluso se pueden obtener extractos de interés para productos cosméticos a partir de fruta residual.

Para ello, el proyecto Frutalga se constituye «como una solución alternativa e innovadora inspirada en el concepto de biorrefinería para valorizar las pérdidas de fruta generadas en las primeras etapas de la cadena y que suponen un 22 % del volumen total de pérdidas y desperdicio».

El proyecto cuenta con la participación de la empresa hídrica SITRA, la Asociación Valenciana de Agriculturores (AVA-Asaja), el Instituto de Investigación, Desarrollo e Innovación en Biotecnología Sanitaria de Elche (IDiBE) y la empresa privada Prospera Biotech

Frutalga está financiado por la Agencia Valenciana de la Innovación con la ayuda del Programa Comunitat Valenciana Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) 2021-2027.