Austria veta el uso de gas y otros combustibles fósiles en los edificios de nueva construcción

El Parlamento de Austria ha adoptado una ley que prohíbe instalar sistemas de calefacción de gas natural y otros combustibles fósiles en edificios nuevos a partir del próximo año 2024.

La «Ley de Calor Renovable» fue aprobada por todos los partidos representados en el hemiciclo, salvo el opositor y ultranacionalista FPÖ, con lo cual se logró la mayoría de dos tercios requerida para este tipo de legislación.

El veto al gas natural, gasóleo y otros combustibles fósiles entra en vigor el 1 de enero de 2024 para todos los edificios que comiencen a construirse a partir de esa fecha, aunque para algunos casos ya planificados se prevén disposiciones especiales «de transición».

«Queda absolutamente claro que quien construya un edificio nuevo no puede utilizar carbón, petróleo ni gas», declaró la ministra de Protección del Clima, la ecologista Leonore Gewessler.

En cuanto a los edificios ya existentes, la nueva ley prevé generosos subsidios a todos los proyectos para cambiar los sistemas de fuentes fósiles por otros de energías renovables.

«Todas las personas que se pasen a la protección del clima y sustituyan los sistemas de calefacción recibirán una ayuda de unas tres cuartas partes de los costes», prometió la ministra.