China afirma que su desarrollo «verde» fomentará un mercado de 1,3 billones de euros anuales

El presidente de la Asamblea Nacional Popular china (ANP, Legislativo), Zhao Leji, ha asegurado que el desarrollo «verde» de China, basado en las nuevas tecnologías y las bajas emisiones, fomentará un mercado de 10 billones de yuanes (1,3 billones de euros) anuales en inversión y consumo.

Zhao, tercer funcionario de mayor rango del Partido Comunista Chino (PCCh), indicó en un discurso en la ceremonia de apertura de la Conferencia Anual del Foro de Boao para Asia que el compromiso de Pekín con las bajas emisiones es «inquebrantable» y que este desarrollo verde «definirá el crecimiento de alta calidad» de China.

«Casi la mitad de la capacidad de generación de energía fotovoltaica instalada en el mundo se encuentra en China, más de la mitad de los vehículos de nueva energía del mundo se conducen en China y una cuarta parte del crecimiento mundial en nuevas áreas forestales proviene de China», dijo.

Agregó que el país asiático está esforzándose para cumplir su promesa de alcanzar el pico de emisiones de dióxido de carbono para 2030 y lograr la neutralidad de carbono para 2060.

Al margen, Zhao aseguró que China está dispuesta a «fortalecer la cooperación con otros países en innovación científica y tecnológica» y a «cultivar nuevos puntos de crecimiento económico».

«También queremos promover un desarrollo saludable y seguro en el sector global de la inteligencia artificial», afirmó.

Asimismo, indicó que Pekín da «la más sincera bienvenida a todos los países para que se suban al tren del desarrollo de China».

«Invertir en China es invertir en el futuro», aseveró.

Además, abogó por «un mundo multipolar igualitario» y «una globalización económica inclusiva», tras lo cual pidió «dejar a un lado la confrontación y los juegos de ‘suma cero'».

El funcionario subrayó también que China tomará más medidas para que sea «más conveniente» trabajar, estudiar y viajar en el país.

En los últimos meses, China ha renovado su promesa de una mayor apertura e insistido en que creará «nuevas oportunidades para empresas en todo el mundo» gracias a su «desarrollo de alta calidad».

También se ha comprometido a estudiar algunos de los problemas de los que se han quejado repetidamente las empresas extranjeras que operan en China, como las barreras de acceso al mercado o el flujo transfronterizo de información y datos.

La inversión directa de los negocios extranjeros en China aumentó en 2023 en unos 33.000 millones de dólares en términos netos, según una medición ofrecida el pasado febrero por la Administración Estatal de Divisas (SAFE), la cifra más baja en los últimos 30 años.

China fijó en «alrededor de un 5 %» el objetivo de crecimiento para su producto interior bruto (PIB) en el presente ejercicio después de un año marcado por la baja demanda, riesgos de deflación y estímulos insuficientes, una crisis inmobiliaria que no ha tocado fondo y una falta de confianza en el seno del sector privado.

InfoSOS, por un mundo sostenible.