El calor provocó 70.000 muertes en Europa durante el 2022, según un estudio de Instituto de Salud Global

 La mortalidad relacionada con temperaturas de calor extremo podría haber superado las 70.000 muertes en toda Europa en 2022, según un estudio estadístico liderado por el Instituto Salud Global de Barcelona (ISGlobal), un centro apoyado por la Fundación la Caixa.

En un comunicado, ISGlobal ha explicado que la investigación, publicada en la revista ‘The Lancet Regional Health-Europe’, revisa al alza las estimaciones hechas hasta ahora sobre los fallecimientos asociados a temperaturas récord que se dieron en verano del año pasado en el continente europeo.

Según ha precisado la entidad, en un estudio previo publicado en la revista ‘Nature Medicine’, los autores de esa investigación reconocieron que su metodología, basada en promedios semanales de temperaturas, infraestimaron la mortalidad atribuida al calor, puesto que se requieren datos diarios para saber con precisión el impacto de los picos puntuales de temperaturas extremas.

El objetivo del estudio de ISGlobal ha sido desarrollar un marco teórico que cuantificara los errores derivados del uso de datos agregados.

Los investigadores han aplicado un exhaustivo análisis de datos, recogiendo las series diarias de temperatura y de mortalidad de 147 regiones de 16 países europeos entre 1998 y 2004, y a continuación han comparado las estimaciones de mortalidad asociadas al calor y al frío en distintos niveles de agregación: semanas, quincenas y meses.

Los datos han mostrado diferencias en las estimaciones epidemiológicas según la escala de agregación temporal, y han confirmado que resumir datos diarios en periodos temporales más amplios que un día infraestiman el impacto de las temperaturas en la mortalidad.

Concretamente, para el periodo 1998-2004, el modelo de datos diarios estimó una mortalidad relacionada con el frío y el calor de 290.104 y 39.434 muertes prematuras, respectivamente, mientras que el modelo semanal anotó cifras un 8,56 % y un 21,56 % inferiores en esas dos estimaciones.

Sobre el marco teórico extraído del análisis anterior, el equipo investigador aplicó los modelos sobre la mortalidad de las temperaturas del año 2022, lo que aumenta hasta las 70.066 muertes estimadas en el continente, y no los 62.862 fallecimientos originariamente estimados en el estudio de ‘Nature Medicine’.

Pese a que el estudio publicado en ‘Nature Medicine’ estimó menos muertes respecto a la investigación liderada por ISGlobal, los resultados son bastante cercanos al panorama que arrojan los estudios con series temporales diarias, ha dicho el investigador de ISGlobal a cargo del informe, Joan Ballester, que lidera el proyecto EARLY-ADAPT del Consejo Europeo de Investigación.

«El uso de datos agregados mensuales no permite estimar los efectos a corto plazo de las temperaturas. En cambio, los datos semanales ofrecen la suficiente precisión en las estimaciones de mortalidad como para ser usados en la práctica a tiempo real en la vigilancia epidemiológica y para políticas públicas», ha puntualizado Ballester.

Los resultados son una ayuda para futuros estudios, porque los equipos a menudo se encuentran con obstáculos para diseñar estudios epidemiológicos a gran escala sobre datos diarios, y las series semanales, que son más accesibles, son una solución para «aproximarse a las estimaciones de un modelo con datos diarios», ha dicho Ballester.