El Campo de Gibraltar sufrirá restricciones de agua en horario nocturno desde el miércoles

El Campo de Gibraltar sufrirá restricciones en el suministro de agua a partir de la noche de este miércoles debido a la situación de escasez de reservas en sus embalses por la falta de precipitaciones, una medida que afectará a unas 278.000 personas de ocho municipios.

Así lo ha anunciado este lunes en rueda de prensa la presidenta de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar, Susana Pérez Custodio, que ha señalado que estas restricciones se aplicarán en dos franjas horarias.

Una primera franja tendrá lugar entre las 6.00 y las 23.00 horas, cuando se aplicará una bajada leve de la presión que, ha asegurado, los vecinos de la comarca gaditana no notarán, ya que se corresponde a las sucesivas bajadas de presión que se vienen aplicando en los últimos meses por la ausencia de lluvias.

La segunda franja horaria, entre las 23.00 y las 6.00 horas, sí sufrirá una bajada «drástica» de la presión, que se traducirá en un «hilillo» de agua o en una ausencia total de suministro, lo cual dependerá de la ubicación geográfica de la vivienda o el centro de trabajo.

En concreto, ha explicado la presidenta del ente mancomunado, las localizaciones situadas en zonas altas (tanto geográficas como de altura de piso) sufrirán una menor presión que las situadas en localizaciones más bajas, relación de altura siempre en cuanto al depósito de suministro.

La situación responde a la sequía severa y escasez grave de reservas de agua en la comarca del Campo de Gibraltar, donde los dos pantanos que surten de agua a las poblaciones se encuentran al 29,1 % en el caso de Guadarranque y al 17 % en el caso de Charco Redondo.

El director general de Arcgisa, empresa pública responsable de la gestión del agua en el Campo de Gibraltar, José Manuel Alcántara, ha explicado que el objetivo de estas medidas es reducir un 20 % el consumo de agua en la comarca, para tratar de sobrevivir a la situación de sequía con el horizonte puesto en el próximo año hidrológico, que arranca en octubre.

En concreto, se trata de recuperar el umbral crítico de 41,5 hectómetros cúbicos de agua entre los dos pantanos.

También a partir de este miércoles entrarán en vigor las nuevas prohibiciones de consumo de agua potable establecidas por la Junta de Andalucía, dirigidas al riego de parques y jardines tanto públicos como privados, la limpieza de viales tanto públicos como privados, las fuentes ornamentales, las duchas y surtidores públicos, el llenado de piscinas privadas y el lavado de vehículos fuera de establecimientos autorizados.