Greenpeace, ante la declaración de emergencia: «La sequía no es sólo falta de lluvia, es mala gestión»

Coincidiendo con la declaración de emergencia por sequía en el Sistema Ter-Llobregat, organizaciones vecinales, sociales y ambientales, agrupadas bajo la campaña De donde no hay, no se puede sacar«, de la que forma parte Greenpeace, han subido hoy a Montjuïc (Barcelona) para mostrar una panorámica de la ciudad, la segunda mayor de España en población, y recordar así a toda la ciudadanía que depende de la gestión del agua. Con un mensaje en el que se leía “Cambio climático + Mala gestión = sequía” , han recordado que seis millones de personas se verán afectadas por esta declaración de sequía, y por más recortes en adelante.

Las organizaciones subrayan la mala gestión por parte de la Generalitat en la aplicación del Plan Especial por Sequera (PES). Los datos de consumo de las actividades económicas con concesión de agua otorgada por la Agencia Catalana del Agua (ACA) no son públicos, por tanto, apuntan que no hay forma de saber si el PES se está cumpliendo y si las restricciones son suficientes.

Señalan también la actitud interesada y partidista que ha comportado la modificación del PES en varias ocasiones, con el fin de relajar las medidas. En concreto, apuntan a PSC y Junts que, con sus enmiendas a la Ley 9/2023 de medidas extraordinarias y urgentes para hacer frente a la sequía excepcional en Cataluña, permitieron el llenado de piscinas de hoteles y el retraso de las sanciones pasado el verano, momento crítico por el consumo de agua ocasionado por el riego y el turismo, relajando la presión sobre los Ayuntamientos.

Los Ayuntamientos tienen las competencias sobre el abastecimiento de agua potable y el alcantarillado en el ámbito municipal. Por tanto, tienen la responsabilidad sobre todo lo que pasa en la red, como por ejemplo sobre la reparación de fugas y el control de los consumos de agua urbanos. Las organizaciones denuncian que, en general, los municipios han rehuido sus funciones en materia de agua. Asimismo, recuerdan que sólo el 7 % de los municipios de Cataluña, de más de 20.000 habitantes, están obligados a contar con un Plan Municipal por Sequía y que, de estos, sólo 1 de cada 4 lo tienen activado.

Cataluña es una de las zonas del mundo con mayor gestión privada del agua: el 78 % de la población es abastecida por operadores privados. “Todos los contratos con operadores privados contienen inversiones para la mejora del rendimiento de las redes que se imputan a la tarifa del agua. Ahora, con dinero público, pagamos la mala gestión de los Ayuntamientos, quienes no han fiscalizado a los operadores privados que durante décadas se han embolsado millones de euros a costa de un servicio esencial «, apuntan desde la campaña.

Según el Índice de Explotación del Agua (WEI), Cataluña sobreexplota en un 31 % su agua dulce disponible. Esto significa que la demanda actual sobrepasa el uso sostenible de los recursos hídricos, lo que nos lleva a depender de recursos no convencionales como la desalinización y regeneración. Estas tecnologías deberían funcionar como reservas en momentos de necesidad, pero en ningún caso pueden ser recursos estructurales, ya que son intensivas en el uso de electricidad y, por tanto, encarecen la tarifa del agua y contribuyen al cambio climático”, alertan.

El Plan de Gestión del Distrito de Cuenca Fluvial de Cataluña (PGDCFC 2022-2027) prevé un crecimiento moderado de la demanda de agua para el periodo 2027-2039 (entre 1,8 % y 6,3 %), mientras que la comunidad científica prevé una disminución del 17,8 % de la disponibilidad de agua para 2051.

Ante este escenario de aumento del déficit, las organizaciones alertan que no es sostenible seguir impulsando este modelo basado en la construcción y el turismo. En 2023, Cataluña ha acogido a 16,9 millones de turistas, un 21 % más que el año anterior, según el Instituto Nacional de Estadística (INA). Para 2039 se planifica un aumento del 25 % del turismo y están en período de aprobación diferentes Planes Directores Urbanísticos, como el PDU Metropolitano y así como el proyecto del HardRock.

Mala gestión del modelo agrícola y ganadero

Los acuíferos son la segunda fuente de origen de recursos hídricos en Cataluña y son estratégicos en tiempo de sequía. De ahí que la planificación impulse la recuperación de pozos locales para aprovecharlos en tiempos de escasez como el actual.

Sin embargo, las entidades alertan que el modelo agrícola y ganadero intensivo e industrializado es la principal causa de la contaminación del 57 % de las aguas subterráneas, dejando estas fuentes inservibles en tiempo de sequía. La contaminación del agua disponible, señalan, es un grave problema debido a un modelo agrícola y ganadero insostenible, que es necesario reformular con criterios de justicia social.

InfoSOS, por un mundo sostenible.