Greenpeace corta el agua en la Confederación Hidrográfica del Segura para denunciar la contaminación por nitratos

Activistas de Greenpeace han cortado el agua, de forma simultánea, en las oficinas de las confederaciones hidrográficas del Segura , Duero y Guadiana para exigir medidas que frenen la contaminación del agua por nitratos.

Las confederaciones hidrográficas, como principales gestoras de este recurso, deben comprometerse a una estrategia con medidas valientes que impidan que «las macrogranjas sigan envenenando el agua», ha declarado Luís Ferreirim, responsable de agricultura y ganadería de Greenpeace España, en un comunicado.

Hoy les toca a las confederaciones «sentir qué significa no tener agua», como pasa cada vez a más pueblos en España debido a la contaminación por nitratos, ha hecho hincapié Ferreirim.

Los activistas inmovilizados en las llaves de paso portaban pancartas en las que se podía leer mensajes como «Agua cortada por mala gestión», «Las confederaciones no estáis protegiendo el agua» y, en las puertas principales,»¡Las macrogranjas envenenan el agua! ¡Medidas YA!».

Con esta acción, en el marco de la III Semana Stop Ganadería Industrial, Greenpeace pide , entre otras medidas, que se incremente el número de estaciones de control de aguas subterráneas y superficiales y se amplíen los controles y frecuencia en aguas de consumo.

Asimismo exigen que no se conceda ni una sola autorización más a nuevas explotaciones de ganadería intensiva, ni a ampliaciones de las existentes y que no se concedan autorizaciones a nuevos regadíos intensivos, se reduzcan los existentes y se cierren todos los pozos ilegales.