Juancho Escobar: “Estamos concienciados con los productos sostenibles pero no estamos dispuestos a pagar por ellos”

QMR bioactive ingredients

Juancho Escobar es el CEO y cofundador, junto a su esposa, Alicia Carpio, de
Q’omer, “hoja verde” en quechua, una empresa con un gran compromiso ético nacida
de una experiencia en el Amazonas pero establecida en el Parque Científico de la
Universidad de Valencia ubicado en Paterna, que se dedica a la comercialización de
ingredientes saludables como aceites, extractos botánicos, harinas, polvos, semillas,
granos y esencias naturales, para la industria alimentaria y cosmética en un proceso
respetuoso con el medio ambiente y los pequeños productores locales. Han recibido
premios y reconocimientos por su trabajo que aspira a mejorar la calidad de vida de
las comunidades de origen.
Ética y trazabilidad, las dos palabras se repiten durante toda la entrevista con este ingeniero
colombiano con una dilatada experiencia internacional en el sector agroalimentario. Se trata
del principal valor añadido que ofrece la compañía que fundó hace una década tras una
experiencia de cooperación internacional en Perú donde “identificamos esa riqueza natural
a la que tenían acceso las poblaciones nativas productoras de ingredientes naturales y lo
encajamos con la oportunidad de poder comercializarlos para la industria alimentaria” afirma
Juancho Escobar.
Es su garantía de calidad. “Trabajamos los elementos de trazabilidad y de identidad de los
alimentos de una manera muy detallada tanto en nuestro laboratorio como en el ecosistema
de investigación y desarrollo de la Comunidad Valenciana. Nos permite generar esa
garantía y también el conocimiento de las cadenas de abastecimiento, esa identidad de
dónde vienen los materiales, quienes son las organizaciones y las personas que han estado
detrás de él y, en definitiva, quienes conforman esos grupos de interés alrededor de los
ingredientes” añade el responsable de una empresa que no ha parado de crecer desde que
nació en la selva amazónica.
“El potencial que tiene lo que hacemos es mucho mayor de lo que ya se ha alcanzado”
añade Juancho Escobar sobre el crecimiento de una empresa responsable integrada en el
movimiento B-Corp que aspira a cambiar el mundo utilizando la fuerza de las empresas.
“Puede que tu empresa no sea la mejor del mundo pero trabajamos para ser la mejor
empresa para el mundo” esa es la filosofía de este movimiento cuyo objetivo principal es, en
el caso de Q’omer, influir directamente en las comunidades de origen con un crecimiento
sostenible y, de momento, lo están logrando aunque su propósito no sea únicamente la
rentabilidad. “Si el fin último fuera ganar dinero, creo que no estaríamos hablando” añade
Juancho.
“Las personas están más concienciadas y sensibilizadas. Ahora falta ese paso de que esa
conciencia se acompañe económicamente para que se cubra todo lo que se tiene que
cubrir, para que todos podamos tener una mejor calidad de vida” defiende el CEO de
Q’omer que considera también que es precisamente ahí, en el precio, donde está una de las
mayores dificultades. “Esa es la mayor dificultad a la que nos hemos enfrentado, al margen
de que las personas estamos suficientemente concienciadas y sensibilizadas con respecto
a los productos orgánicos, sostenibles éticamente obtenidos etcétera pero no estamos
dispuestos a pagar por ello” sostiene Juancho Escobar.
“Actualmente el apellido sostenibilidad está muy cotizado pero cuando te acercas a las
industrias, a las personas que hablan de productos sostenibles, de materiales sostenibles y
preguntas eso de dónde viene y la respuesta es… no, eso es de marketing, es un tema
netamente comercial, netamente de posicionamiento de marca … ahí es donde se pierde
ese registro, se pierde realmente esa oportunidad” afirma el responsable de una compañía
que, en su opinión, “tiene sentido y eso es lo que me hace levantarme y seguir avanzando
todos los días” concluye este ingeniero que está convencido de que todavía se puede
cambiar el mundo y las empresas son un potente instrumento para lograrlo.

InfoSOS, por un mundo sostenible.