La Guardia Civil impulsa la electrificación de sus vehículos con una flota de 118 Renault Megane 100% eléctricos

La relación entre Mégane y la Guardia Civil es histórica. Hasta la fecha, ya han sido cuatro las generaciones de Mégane que han lucido el característico color verde de la Guardia Civil, un modelo que inició su comercialización en 1995 y que ha servido como herramienta ideal del Cuerpo a lo largo de estas últimas décadas.

Ahora, Megane E-Tech 100% eléctrico pasa a formar parte de esta historia gracias a la entrega de 118 unidades a este Cuerpo enmarcadas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, financiado con fondos europeos y que está dentro del Plan de Transición energética en la Administración General del Estado.

En un acto institucional que ha tenido lugar en el Servicio de Material Móvil de la Guardia Civil ubicado en la Calle Príncipe de Vergara de Madrid, se ha materializado la entrega de esta flota por parte de Fernando Gil Llorente, Jefe de Servicio de Material Móvil de la Guardia Civil, y Sébastien Guigues, Director General de Renault y Alpine en España y Portugal.

Esta flota de 118 vehículos irá destinados a distintas Comandancias y se emplearán principalmente en tareas de patrullaje y vigilancia, recorriendo una media de 200 km diarios. Es por ello que las cualidades de Megane E-Tech 100% eléctrico configurados en versión techno con el motor eléctrico de 220 CV y la batería de 60 kWh responden perfectamente a sus necesidades ofreciendo prestaciones de primer nivel, una autonomía de hasta 450 km y la posibilidad de recarga rápida a 130 kW que permite recuperar 200 km de conducción por autopista en 30 minutos. El modelo también destaca también por la gran habitabilidad interior, sin precedentes en un vehículo con sus dimensiones exteriores propias de un segmento B (4,21 m de largo) y que facilitan la maniobrabilidad del coche y su uso en entornos urbanos sin perder un ápice de aplomo en vías rápidas.

Además, al contar con una motorización 100% eléctrica, esta flota evitará unas emisiones locales de más de 3 toneladas de CO2 por día durante su uso* y sin contaminación acústica del entorno mientras se beneficia del distintivo ambiental Cero Emisiones proporcionado por la Dirección General de Tráfico.