Las menores aportaciones de agua mantienen en alerta la cuenca del Segura

Los indicadores de escasez de la demarcación de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) por las menores aportaciones de agua en lo que va de otoño han conducido, por tercer mes consecutivo, a mantener el estado de alerta en la cuenca del río.

Por este motivo, la CHS convocará próximamente a la Comisión de Desembalse en la que se propondrán los volúmenes a suministrar durante el presente año hidrológico, una propuesta que se enmarca en las disposiciones y previsiones que el Plan Especial de Sequía para la cuenca del Segura prevé para este escenario.

Con la situación actual, la CHS no prevé adoptar restricciones al suministro de agua para el abastecimiento a poblaciones pese a que este otoño está siendo muy seco y cálido, y se reciben menos aportaciones de lluvia que las que corresponderían a un año normal.

Por esta razón, la suelta de agua desde los embalses de la cuenca tendrá que adaptarse a los recursos disponibles.

La CHS ha hecho un llamamiento a todos los usuarios para que realicen un consumo racional de los recursos disponibles debido a la situación coyuntural que sufre el Segura.

Los índices de escasez de la cuenca del Segura se encuentran en nivel de alerta a fecha 1 de noviembre de 2023, con un valor de 0,222, en un rango de 0 a 1, sumando las aportaciones de la propia cuenca y las cantidades del trasvase Tajo-Segura.

De forma individualizada, el índice de escasez del subsistema cuenca está en 0,163 y el del subsistema trasvase en 0,281.

Pese a todo ello, la cuenca del Segura mantiene la situación de ausencia de sequía prolongada, lo que implica el mantenimiento sin reducción alguna del régimen de caudales ecológicos previsto para situación ordinaria en el Plan Hidrológico, en los ríos de la demarcación hidrográfica.