Más de 60.000 halcones abejeros cruzan por el Estrecho cerrando la migración de primavera

Entre 60.000 y 100.000 halcones abejeros cruzan en estos días desde África a Europa por el parque natural del Estrecho, en lo que supone el cierre de la migración de aves que iniciarán ahora el periodo de reproducción y cría.

Según los expertos de la Fundación Migres, “ahora es un espectáculo extraordinario, pues los abejeros se concentran en una sola semana para el salto del mar”.

La migración de primavera se produce entre febrero y finales de mayo en sucesivas oleadas.

Uno de los picos de la migración de aves, el más numeroso, se produce en febrero y marzo, cuando pasan cigüeñas, milanos, águilas o aguiluchos. Después de un mes de abril con un trasiego no muy elevado, el último momento de gran concurrencia en los cielos de Tarifa se está viviendo estos días.

Los abejeros se concentran en una semana, como mucho diez días, para venir a Europa y, al ser grandes voladores, no necesitan condiciones muy concretas de viento para dar el salto y viajan juntos desde las selvas africanas a los bosques de Europa central, según explica el ornitólogo Alejandro Onrubia.

Estos halcones se asientan en zonas frescas, en el caso de España en la cornisa cantábrica, aunque, de manera excepcional, el año pasado fue avistada una pareja en Doñana.

Son rapaces que no se alimentan de aves, reptiles o mamíferos, sino de insectos, en concreto abejas, avispas y también avispones asiáticos, especie exótica e invasora que ayudan a controlar. Sus ojos tienen doble párpado y el paladar se encuentra engrosado para evitar picaduras, o que no causen efectos.

A los abejeros los acompañan en estos días los otros rezagados de la migración prenupcial, los buitres leonados, unas grandes aves que pueden verse con facilidad desde los observatorios del Estrecho y que sumarán entre 10.000 y 15.000 ejemplares.

Una curiosidad de este paso es que se trata del único que realizarán de vuelta. Los buitres nacen en Europa, migran a África para pasar varios años y convertirse en adultos, y regresan para no volver.

Con los buitres leonados llegan desde hace años otras carroñeras antes exclusivamente africanas, como el buitre dorsiblanco o el de Ruppell.

En junio ya comenzarán algunas especies su migración de vuelta a Africa. Este paso es seguido desde hace un cuarto de siglo por el Programa Migres, que cuenta los ejemplares, lo que permite un seguimiento científico muy importante para conocer la situación poblacional de las aves, y últimamente los efectos del cambio climático.

InfoSOS, por un mundo sostenible.