Éste ha sido el mes de noviembre más caluroso desde 1950 y el más seco de los últimos 42 años

El mes de noviembre ha sido extremadamente cálido y extremadamente seco en la Comunitat Valenciana, con una temperatura media de 14,3 grados, 2,6 más que la de referencia, y con una precipitación acumulada de 2,5 l/m2, un 95 % inferior que la del promedio del periodo 1991-2020 (53,5 l/m2).

Así lo recoge la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) es su informe mensual, que detalla que noviembre de 2023 es el mes más cálido al menos desde 1950, por encima del de 2022, el segundo de la serie histórica.

En las capitales, noviembre ha sido el más cálido en Alicante, por encima de noviembre de 2022; el tercero más cálido en Castelló, por detrás de noviembre de 1947 y 2022, y en València es, junto con noviembre del año pasado, el más cálido desde, al menos, 1869.

Temperaturas

Ha habido más anomalía por el día (+3,8 grados) que por la noche (+1.7), algo «coherente con la situación de vientos de poniente predominante este mes, de forma que hay observatorios en los que ha estado soplando viento de componente oeste (entre el suroeste y el noroeste) más del 80 % de horas», según Aemet.

El día más cálido del mes fue el 14, con temperaturas que incluso superaron los 30 grados en observatorios litorales de Valencia y Alicante: Pego, 31,3; Miramar, 30,3; Rojales, 30,2; Carcaixent, 30,1; València, 30, y el aeropuerto de El Altet, 30.

En Vilafranca, en el interior de Castellón, los 25,1 grados de ese día son el récord absoluto de temperatura máxima en un mes de noviembre o diciembre en esta localidad (datos desde 1957), superando los 24,2 del 6 de noviembre de 2013.

Las temperaturas más bajas se registraron los días 23 al 26, con heladas en fondos de valle y altiplanos del interior de Valencia: Ademuz, -4,4; Utiel, -3,6; Jalance, -3.1, y Fontanars, -2.5.

En un clima no alterado, y con la serie de datos con inicio en el año 1950, el número teórico de récords de días cálidos y fríos en el año 2023 sería de 5 (la probabilidad es la misma en ambos casos), mientras que en este año ya llevamos 34 récords de días cálidos (casi 7 veces el valor esperado) por cero récords de días fríos.

Esta situación «es coherente con el calentamiento global» y no solo se detecta un incremento en la temperatura media sino que las olas de calor en verano, los episodios anormalmente cálidos fuera de temporada y los récords de días cálidos y de temperaturas máximas cada vez son más frecuentes y los episodios fríos y los récords de días fríos cada vez son menos frecuentes, según el informe.

Precipitaciones

Este mes de noviembre ha sido el más seco de los últimos 42 años, desde 1981, y el cuarto más seco desde 1950, tras 1950, 1974 y el citado 1981.

Por provincias, apenas ha llovido en Alicante, donde el mes fue el más seco desde 1981, con un déficit medio del 99,7 %, mientras que en Valencia el déficit medio ha sido del 95 % y es el más seco del siglo, desde 1992, y el déficit medio en Castellón ha sido del 93 %, con noviembre de 2023, junto al de 2017, como el más seco del siglo.

El único día de precipitaciones significativas fue el 2 bajo la influencia de la borrasca Ciarán, con lluvias prácticamente restringidas al interior de la mitad norte, con 12,2 l/m2 en Ademuz, 10,6 en Vilafranca y 10,4 en Fredes.

Sin embargo, lo más significativo que se produjo bajo la influencia de la borrasca Ciarán fue el importante temporal de viento, con rachas de más de 90 kilómetros por hora en muchas localidades y hasta 108 en Atzeneta del Maestrat, 106 en Xàtiva o 100 en el aeropuerto de València y Alcoi.

El viento tan intenso de poniente de ese día facilitó la rápida propagación del incendio forestal de Montitxelvo, ha destacado Aemet.

Los máximos acumulados en el mes se han registrado en Fredes, con 22 l/m2, 15,2 en Ademuz y 14,7 en Aras de los Olmos. En el otro extremo, en el algo más de la mitad del territorio la precipitación ha sido inferior a 1 l/m2, e incluso en una cuarta parte ha sido nula o inapreciable.

En función de la precipitación normal en cada punto, el mes ha sido extremadamente seco en casi el 28 % del territorio, que se corresponde prácticamente con toda la provincia de Alicante y sur de Valencia, y muy seco en casi en el 70 %. En el 4 % el carácter ha sido seco.