Ribera insiste en separar la desaladora de Sagunto de los caudales ecológicos del Tajo

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, aseguró, en reacción a las reclamaciones de Valencia sobre los caudales ecológicos del Tajo, que esa comunidad recibe solidaridad con los planes hidrológicos, y que eso nada tiene que ver con el envío de agua de la desaladora de Sagunto a Barcelona.

Preguntada en París sobre las peticiones del presidente valenciano, el popular Carlos Mazón, de flexibilidad con el trasvase del sistema Tajo-Segura, teniendo en cuenta la solidaridad que muestra la Comunidad Valenciana con el agua que se prevé llevar por barco al área metropolitana de Barcelona desde Sagunto, Ribera respondió que ambas cosas «no tienen nada qué ver».

Por un lado, la vicepresidenta tercera explicó que Mazón recibe «la solidaridad, si es que se puede decir de esta manera», con los planes hidrológicos que atribuyen el agua «con toda la racionalidad del mundo y contando con la disposición de agua de la que disponemos».

Y a eso se añaden los «recursos no convencionales con una inversión importantísima» en desalación, reutilización del agua, eficiencia y en nuevas infraestructuras, todo ello «para garantizar la seguridad hídrica de los consumidores en Valencia».

La ministra insistió en diferenciar ese paquete de medidas del uso puntual «durante un periodo excepcional, temporalmente acotado» de la desaladora de Sagunto, que «hoy por hoy está infrautilizada», para llevar agua al área metropolitana de Barcelona si la situación de sequía no se aliviara de aquí al verano.

Hizo hincapié en que el agua que se podrá desalar en las instalaciones en Sagunto de Acuamed, que recordó que es una empresa de titularidad estatal, «no compite con ningún otra».

También insistió en que esa desaladora tiene un potencial de producción que ahora no se está utilizando, y que servirá en esa zona de Valencia una vez que se ponga en marcha la actividad industrial que está programada allí, en particular la nueva factoría de baterías eléctricas para automóviles.

Mientras tanto, precisó, «el agua para los habitantes y los sectores económicos ubicados en Valencia está garantizada por los cauces normales, por los cauces naturales».

Mazón, que tiene previsto reunirse con Ribera el lunes de la semana próxima, avanzó este martes que tiene intención de pedir a la ministra la eliminación «inmediata» del aumento de los llamados caudales ecológicos del trasvase Tajo-Segura.

La razón es que para él son «políticos, no ecológicos», puesto que dice que se han producido una treintena de recortes en la atribución de agua en contra del criterio de los técnicos del ministerio.

«No quiero entrar en ninguna guerra del agua, pero tengo derecho a la legitima defensa. Caudal ecológico, sí, pero para todos los ríos de España», declaró el presidente valenciano.

InfoSOS, por un mundo sostenible.