Telefónica avanza en eficiencia energética mediante la aplicación de innovaciones tecnológicas

Telefónica progresa en eficiencia energética gracias a la aplicación de innovaciones tecnológicas y proyectos que están permitiendo a la compañía reducir su consumo a la vez que logra gestionar el importante aumento del tráfico de datos registrado en los últimos años. Solo desde 2015, Telefónica ha reducido su consumo en un 8,6%, mientras que el tráfico se ha multiplicado por 8,6 veces.

Con el crecimiento exponencial de la demanda de servicios digitales y el continuo desarrollo de tecnologías de la comunicación, las compañías de telecomunicaciones se enfrentan a desafíos significativos en términos de eficiencia energética y sostenibilidad. Para poder gestionarlos, Telefonica ha implementado una serie de proyectos innovadores enmarcados en el programa de compañía Autonomous Network Journey (ANJ) y centrados en la optimización del consumo de energía y la reducción de la huella ambiental, al tiempo que proporciona servicios de calidad y fomenta la innovación.

El compromiso de Telefónica en el ámbito de la eficiencia energética se remonta a 2005, y ya desde 2010 comenzó a registrar el impacto de las medidas de eficiencia implementadas. Así, y desde entonces, la compañía ha desarrollado un total de 1.574 proyectos que han generado un ahorro recurrente de más de 2.200 millones de euros, más de 13.800 GWh de energía y 4 millones de toneladas de CO2 equivalentes evitadas. Las distintas iniciativas y sus resultados posicionan firmemente a Telefónica en la dirección del cumplimiento de sus Objetivos de Energía y Cambio Climático: mejorar en un 90% el consumo de energía por unidad de tráfico en 2025, con respecto al año 2015; lograr el 100% del consumo de electricidad de origen renovable en 2030 en todos los mercados; y disminuir las emisiones operacionales en un 90% en 2030, respecto a 2015, y alcanzar las cero emisiones netas en 2040 incluyendo su cadena de valor.

Modernización de la red y apagado del legacy

Las vías a través de las cuales la compañía puede ganar en eficiencia, de la mano de la tecnología, son diversas. Fundamentalmente se consigue a través de la modernización de la red, sustituyendo el cobre por fibra óptica, un 85% más eficiente, y desplegando el 5G, hasta un 90% más eficiente que el 4G. También a través de la migración a cloud, de la virtualización, hasta un 27% más eficiente respecto a entornos legados, de la implantación de funcionalidades de ahorro de energía (Power Saving Features – PSF) y de plataformas de AI/ML, todo ello con el fin de optimizar el consumo de energía hasta un 40% manteniendo la calidad.

Telefónica también logra eficiencias a través de la renovación de las plantas de fuerza y equipos de clima. La climatización, que desempeña un papel fundamental, puede efectuarse con aire del exterior (free cooling), por inmersión o a través del apagado de determinados equipos de climatización. También puede lograrse por medio de la compactación de salas técnicas, de la renovación de equipos obsoletos o confinando pasillos fríos e incrementando la temperatura de salas y circuitos de agua asociados. Como consecuencia de estas medidas, Alemania, por ejemplo, ha definido un plan de consolidación que contempla tener menos, pero mejores infraestructuras con un 15% de reducción de consumo energético.

El apagado del legacy desempeña igualmente un papel fundamental en términos de eficiencia porque minimiza la coexistencia de redes, tanto en la red móvil como en la fija. En España, y en el contexto de la evolución de la infraestructura de cobre hacia soluciones de ultra banda ancha, una migración que culminará a partir de 2024, coincidiendo con el Centenario de la compañía, en 2023 se apagaron 1.914 centrales minoristas de cobre, un total de 4.150 desde 2014. Hispanoamérica avanzó igualmente en el apagado de la red 2G, especialmente Uruguay, que ya ha alcanzado el 100%, lo que representa una disminución del 17% de su consumo.

Confianza en las renovables

La disminución en el consumo de combustibles fósiles y el impulso de las energías renovables marcan también la estrategia sostenible de Telefónica. En el primer caso, a través de estaciones híbridas con energía solar fotovoltaica y el retraso del encendido de generadores utilizando baterías de alto ciclado (litio), y gracias a la utilización de combustibles más ecológicos como el hidrogeno/metanol. A cierre de 2023, el 100% del consumo eléctrico de Telefónica en instalaciones propias en España, Alemania, Brasil, Perú y Chile procede de fuentes renovables. A nivel global, la cifra se sitúa en el 84%.

El impulso de las energías renovables supone priorizar la firma continua de acuerdos de compra de electricidad a largo plazo (PPA), así como el aumento progresivo de la autogeneración y disminución de compra de garantías de origen renovable. En Brasil, destaca la continuación del proyecto de generación distribuida, que permitió en 2023 alcanzar 67 plantas de energía renovable puestas en funcionamiento, de un total de 85 planificadas que generarán más de 700 GWh por año en el país. También España y Alemania cuentan con acuerdos de compra de energía renovable a largo plazo (PPA).

Por otro lado, Telefónica trabaja en la autogeneración de electricidad. Cuenta con 484 instalaciones renovables, donde destacan soluciones con paneles solares, tanto en edificaciones de la red fija como en estaciones base de la red móvil. Un ejemplo destacado de esta iniciativa ha sido la implementación durante 2023 de 11 proyectos de autogeneración en Ecuador, donde se estima una producción anual de 34.000 kWh. A nivel de grupo Telefónica autogenera cerca de 6 millones de kWh de electricidad.

Eficiencia energética y disrupción

Para la implementación de proyectos de eficiencia energética, Telefónica ha optado por modelos disruptivos. Así, en Brasil e Hispanoamérica han firmado el acuerdo Energy Savings as a Service (ESaaS) para avanzar con la modernización de las infraestructuras y mejorar la eficiencia energética de los sitios, todo ello con la inversión de un tercero. España implementó en 2023 cuatro proyectos basados en ESaaS de un plan de 40 centrales, con un ahorro de alrededor de 45 GWh al año.

Además, Telefónica cuenta con un precio interno al carbono que procede de calcular el Total Cost of Ownership (TCO) en el proceso de adquisición de equipos intensivos en consumo de energía, combustibles y gases fluorados. Este mecanismo permite tener en cuenta no solamente el precio de adquisición, sino también el de la energía consumida y las emisiones generadas durante su vida útil, lo que ayuda a tomar mejores decisiones de inversión, optando por equipos más eficientes que tendrán menos emisiones operacionales a lo largo de su vida útil.

InfoSOS, por un mundo sostenible.