Teresa Bayarri (Consum): “El 98,5% de la energía consumida por la cooperativa proviene de fuentes renovables”

La distribución alimentaria es un sector altamente competitivo en la Comunidad Valenciana y lo está siendo también en materia de sostenibilidad. Desde la cara más visible, como la transformación energética de las tiendas, hasta la más solidaria, como la lucha contra el desperdicio alimentario. Teresa Bayarri, ejecutiva de Sostenibilidad en Consum, desvela las claves de esta cadena valenciana en pro del medio ambiente.

Como primera aclaración, Teresa Bayarri matiza que la sostenibilidad es algo consustancial en un modelo de negocio como el de Consum: “No es que nos sintamos más obligados, sino que el hecho de ser cooperativa hace que tengamos la sostenibilidad en nuestro ADN, donde las personas y su bienestar están en el centro de todas nuestras decisiones empresariales. Realmente, la sostenibilidad nace de nuestros valores cooperativos, valores estrechamente vinculados con el desarrollo sostenible, es decir, el equilibrio entre crecimiento económico, bienestar de las personas y preservación del medio ambiente”.

Ese interés por la preservación del medio ambiente empieza en una gran apuesta por la eficiencia energética. “Desde hace muchos años, todos nuestros supermercados Consum son ecoeficientes, lo que significa que consumen un 50% menos de energía que uno convencional. En Consum fuimos pioneros en la instalación de gases refrigerantes no contaminantes, además de iluminación Led, instalación de puertas en neveras verticales, placas fotovoltaicas para autoconsumo, etc. Además, el 98,5% de la energía consumida por la Cooperativa proviene de fuentes renovables”.

En un paso más allá, la cooperativa cuenta también con una red de tiendas neutras dentro de su estrategia de descarbonización con horizonte 2030. Son un total de 80 sobre las que AENOR ha verificado la compensación de la huella de carbono. Según explica Bayarri, en 2015 estas tiendas emitían aproximadamente 150 toneladas de CO2 cada una, mientras que ahora generan de forma conjunta 3,78 toneladas que se compensan con créditos de carbono de un bosque de pinos y encinas en Madrigueras (Albacete).

En cualquier caso, la implantación desde hace años de todas esas medidas de eficiencia les ha permitido amortiguar el impacto de la escalada de los precios energéticos: “Podemos decir que nos pilló con los deberes hechos, aunque también sufrimos durante un par de años esos precios desorbitados. En 2022, firmamos un convenio con Endesa para el suministro de electricidad durante 10 años proveniente de huertos solares, que cubrirá el 60% de nuestras necesidades energéticas en la próxima década”.

También la movilidad está sobre la mesa en su estrategia medioambiental. “Consum es una de las primeras empresas en el sector de la distribución alimentaria española en el uso vehículos eléctricos y propulsados a gas natural para su logística. En 2022 la flota de vehículos de transporte capilar estaba compuesta por 509 vehículos, 424 con motores Euro6 de última generación y 23 camiones propulsados a gas natural comprimido (GNC), un combustible alternativo al petróleo, más eficiente y limpio. En 2023 también se pusieron en marcha dos camiones 100% eléctricos en Las Torres de Cotillas (Murcia) para el transporte de alimentos a las tiendas del área de influencia de su plataforma logística”. Actuaciones todas ellas que han permitido reducir un 40% sus emisiones de CO₂ logísticas respecto a 2018.

Y en cuanto a la cesta de compra, nos interesamos por cómo hacerla más sostenible desde un punto de vista del medio ambiente. “Ofrecemos productos de calidad, reformulados y con sellos de calidad, y de temporada y km 0, apostando por la generación de riqueza en aquellos territorios donde estamos presentes. Por ello, el 96% de nuestras compras son a proveedores nacionales y el 66% a proveedores locales”.

Finalmente, también la lucha contra el desperdicio alimentario adquiere protagonismo en la gestión sostenible de la empresa. Una lucha que materializó años atrás en su programa ‘Profit’ de gestión responsable de alimentos. El programa distribuye socialmente los alimentos no comercializados pero que siguen siendo aptos para el consumo. Son productos que provienen de las propias tiendas, de las plataformas logísticas y de sus escuelas de formación para las secciones de productos frescos. A falta de cerrar las cifras del año pasado, las de 2022 ascendieron a donaciones de más de 8.600 toneladas de alimentos de las que se pudieron beneficiar 85.000 personas.

InfoSOS, por un mundo sostenible.