Un optimismo «sin precedentes» abre la semana final de negociaciones en la COP28

El presidente de la Cumbre del Clima COP28, Sultán Al Yaber, se mostró confiado en que de esta conferencia saldrá un acuerdo «especial» y «sin precedentes» tras las «positivas respuestas» que ha ido recibiendo de las partes negociadoras.

«Puedo decir que no voy a dejar ninguna piedra sin remover» que ayude a facilitar el resultado «más ambicioso posible» de una cumbre climática, afirmó Al Yaber, que convocó a los ocho facilitadores que mediarán entre las 198 partes de la conferencia de la ONU en mitigación, finanzas, adaptación y Balance Global, la primera evaluación del Acuerdo de París (2015).

48 horas cruciales

Al Yaber dijo que los facilitadores tendrán unas 48 horas «cruciales» para reunirse con las partes con el objetivo de alcanzar un consenso en relación al Balance Global y en los otros temas.

El también ejecutivo petrolero vaticinó que «algo sin precedentes va a ocurrir» en esta COP, a la que ya tildó de «histórica» por haber aprobado el primer día la puesta en marcha del fondo de pérdidas y daños, un mecanismo para compensar a los países en desarrollo que más han sufrido las consecuencias del efecto climático.

Sobre si en el texto final se mencionará una reducción o abandono de los combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas), una cuestión que enfrenta a los diferentes bloques, dijo que «se ha comprometido con todas las partes implicadas» para impulsar la «mayor ambición posible» jamás producida en una COP, sin dar detalles del lenguaje que se maneja.

 «Necesitamos una decisión política y esta decisión vendrá del pleno, de las 198 partes (…) Mi trabajo es asegurar el proceso», aseveró el emiratí, que reiteró que la eliminación de los combustibles fósiles es «esencial» y la disminución de su consumo «va a ocurrir con seguridad».

En los próximos días, «tenemos la posibilidad de lograr un cambio de paradigma centrado y basado en la ciencia, que mantenga el objetivo de 1,5 grados a nuestro alcance, y un enfoque que ayude a redefinir las economías mundiales y un consenso que sitúe a los más vulnerables en el centro de la acción climática», sentenció.

La ONU no quiere distracciones políticas

En esta línea, el máximo representante de la ONU para Cambio Climático, Simon Stiell, pidió «ambición» a las partes negociadoras para sacar al mundo del «lío climático» y salvar vidas.

A lo largo de las negociaciones, la Conferencia Marco de Naciones de la ONU para Cambio Climático será un intermediario y coordinador «honesto» del proceso y «nos aseguraremos de que todos los países tengan un sitio en la mesa y puedan hacer oír su voz».

«Esta semana no quiero ver distracciones ni tácticas políticas que mantengan secuestrada la ambición climática. Insto a todos los ministros y negociadores a que piensen con originalidad. La acción climática necesita ese cambio de paradigma», aseveró Stiell.

Una acción climática audaz «puede ser el plato fuerte del siglo XXI», pues supone también una oportunidad trascendental para generar empleo, un crecimiento económico sano y una mejor salud humana y eso es lo que quieren «miles de millones de personas en todos los países».

No podemos negociar con la naturaleza

«No podemos negociar con la naturaleza, pero podemos negociar entre nosotros», dijo a las partes el ministro de Cooperación y Clima de Dinamarca, Dan Jørgensen, que advirtió de que los razonamientos políticos o económicos no van a impedir que la temperatura siga subiendo.

Durante su presentación como facilitador para avanzar en el Balance Global, Jørgensen dijo a sus colegas que «unas palabras puestas en un papel no salvarán por sí mismas al planeta» pero si logramos acuerdos «podemos hacer que realmente tengan peso (esas palabras)» e instigar «cambios reales».

«Así que amigos, hagámoslo. Hagamos de esta cumbre del clima la cumbre más importante desde el Acuerdo de París», pidió el ministro danés.