Aguirre: “Para conseguir la soberanía alimentaria debemos fomentar el desarrollo de la agricultura de forma más eficaz»

El conseller de Agricultura, Ganadería y Pesca, José Luis Aguirre, ha defendido el derecho a desarrollar la capacidad de producir alimentos saludables de calidad y de abastecer las necesidades alimenticias de la población sin depender de manera creciente de las importaciones: “Defendemos una soberanía alimentaria que nos permita ser suficientes y tener capacidades efectivas de abastecimiento propio, para lo que debemos fomentar la producción y el desarrollo de nuestra agricultura y ganadería de forma más eficaz».

Aguirre ha hecho estas declaraciones en el marco del II Encuentro Internacional ‘Renowagro’ que reúne en Valencia a profesionales del sector agroalimentario los días 23 y 24 de noviembre y que ha inaugurado por el ministro de Agricultura y Alimentación, Luis Planas. 

Bajo el título ‘Soberanía Alimentaria’, la intervención del conseller se ha centrado en el problema que supone “la entrada de productos que compiten con los nuestros en desigualdad de condiciones económicas, laborales, sanitarias y de calidad”. Por ello ha reclamado coherencia en las políticas de la Unión Europea: “La Unión Europea tiene que reclamar a las materias primas agrarias y a los productos alimentarios importados todas y cada una de las exigencias que reclama a la producción de alimentos en el interior de la UE”.

A juicio del conseller, “es irrenunciable, es una obligación y un deber público preservar las capacidades de producir alimentos en la Comunitat Valenciana, en España, en la UE, porque la producción de alimentos es una fuente de ingresos para muchas personas y la cadena agroalimentaria es un sector económico de suma importancia en la UE”.

El titular de Agricultura ha lamentado que la UE incentive que la principal vía de suministros de alimentos se sustente cada vez más en la producción de alimentos en países terceros, que sustituyen de manera creciente a los alimentos producidos dentro de la Unión.

“Nos preocupan mucho, además, las asimetrías con respecto a permitir el uso de determinados plaguicidas en el cultivo de productos que se importan a la UE, que no se permite, por razones de salud de los consumidores, en la producción dentro de la UE para combatir las mismas plagas y enfermedades que afectan tanto dentro como fuera de la UE a los cultivos”, ha añadido.

La barrera precio

El conseller ha criticado también que el precio del producto importado a la Unión Europea es inferior al del producto producido en la UE: “Con ello se expulsa de los mercados europeos, nuestro principal consumidor, a los productos saludables producidos en la UE, en España, en la Comunitat Valenciana y ello tiene efectos de pérdida agravada de rentas de los agricultores en toda la UE y de abandono de la producción agraria”.  

En este sentido, ha lamentado que alimentos saludables y necesarios en las dietas, producidos en la Unión Europea, sean sustituidos cada vez más por los importados de países terceros. “Productos producidos en condiciones tales que, en muchos casos, tienen un precio final más bajo que el producido localmente. La barrera precio está, en definitiva, expulsando de la dieta de muchos consumidores europeos los alimentos producidos en la Unión Europea”, ha afirmado.

Relevo generacional

Frente al grave desafío de precios al agricultor muy bajos, costes de producción crecientes, y falta de rentabilidad, Aguirre ha defendido cuidar al agricultor y alentar el necesario relevo generacional: “La tierra es sustento básico de la producción de alimentos a nivel local y regional, es un recurso escaso y no renovable, y ante su degradación o abandono hay que ofrecer soluciones viables, crear las condiciones para que el agricultor se recupere frente a perturbaciones como las sequías, los incendios o los riesgos fitosanitarios ligados a la introducción de plagas y enfermedades foráneas”.

Para el titular de Agricultura, es necesario desarrollar iniciativas de emprendimiento agrario y establecer un marco financiero acorde para que la producción agraria evolucione hacia un modelo de aprovechamiento eficiente de los recursos endógenos. A su vez, es necesario hacer frente al problema de la estructura territorial agraria ligada al minifundismo de parcelas pequeñas.

A modo de conclusión, el conseller ha subrayado que la agricultura y la ganadería en la Comunitat Valenciana son sectores estratégicos para la sociedad, “por su contribución a la producción y provisión de alimentos de elevada calidad e importancia para sostener la soberanía alimentaria, vertebrar el territorio, generar emprendimiento y empleo, así como atraer población en el medio rural”.