Ainia desarrolla envases comestibles para evitar los residuos y el desperdicio alimentario

El instituto tecnológico Ainia trabaja en el desarrollo de recubrimientos comestibles para alimentos frescos, con el objetivo de reducir los residuos de envases y evitar el desperdicio alimentario.

En concreto, el proyecto Prevencpack trabaja en el diseño de estructuras ‘biobasadas’ que ayuden a alargar la vida útil de los productos envasados, a través del uso de recubrimientos y envases comestibles, ha informado Ainia.

Este reto se abordará desde una doble perspectiva: por un lado, se trabajará con recubrimientos comestibles sobre alimentos y envases y por otro, con envases comestibles para su uso directamente sobre el producto.

De este modo, Prevencpack desarrollará soluciones innovadoras biobasadas que logren mejoras combinadas de envasado más sostenibles (envases comestibles y nuevas presentaciones de materiales) y la protección y la conservación del alimento (recubrimientos comestibles con funcionalidades activas).

Objetivo de la estrategia europea

La Unión Europea está impulsando desde hace años la reducción de los residuos, sobre todo de envases, y más recientemente, la prevención de las pérdidas de alimentos.

El primer peldaño en la jerarquía de residuos es la reducción, por lo que el proyecto Prevencpack se alinea con este objetivo, tanto desde el punto de vista del envase como del alimento.

El proyecto está financiado por la convocatoria Ivace-Feder de la Conselleria de Economia Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y trabajo, dirigida a centros tecnológicos de la Comunitat Valenciana para el desarrollo de proyectos de I+D de carácter no económico, realizados en colaboración con empresas de la Comunitat Valenciana.