Aprueban que la Albufera reciba los 6,5 hm3 pendientes de la Acequia Real del Júcar

La Albufera de València recibirá los 6,5 hm3 de agua pendientes de la concesión de la Acequia Real del Júcar, según se ha acordado en una reunión de urgencia celebrada en la sede de la Confederación Hidrográfica del Júcar entre la Conselleria de Medio Ambiente, el Ayuntamiento y los regantes.

Según la CHJ, la reunión pretendía buscar soluciones ante el estado actual del lago de la Albufera y, aparte de la citada cantidad de agua, se prevé el aporte de caudales sobrantes de riego, a cambio de recursos regenerados de la depuradora de Pinedo, a través de las infraestructuras de riego de la Acequia de Favara.

En la reunión se ha acordado con el órgano gestor del Parque Natural de l’Albufera, con la aprobación previa de los usuarios, el envío de los 6,5 hm3 de agua de la concesión de la Acequia Real del Júcar pendientes de enviar al humedal. Esta cantidad, sumada a los 8 hm3 enviados hasta el momento, completarían la aportación destinada al lago procedentes de los ahorros de la modernización de la Acequia Real del Júcar.

Aunque esta entrada de agua al lago estaba prevista para ser enviada durante la primavera, «las necesidades del humedal, dada la situación meteorológica, con una falta casi total de precipitaciones en los últimos meses, ha hecho necesaria su instrucción con carácter de urgencia», añaden desde la CHJ.

Tanto los técnicos del Parque como los del Ayuntamiento consideran que este volumen, aunque útil, resulta «insuficiente» para resolver el problema, por lo que se han analizado otras posibilidades de aportación extra.

Según los propios técnicos de la Conselleria de Medio Ambiente, el humedal, que mantiene desde el mes de septiembre las compuertas de salida al mar cerradas, requiere, para su correcto funcionamiento como sistema natural, de una comunicación constante con el mar que garantice una renovación continua del agua del sistema, incluidos los arrozales que lo circundan.

Por ello, y ante la imposibilidad de derivar caudales procedentes de desembalses, los usuarios de riego han accedido, como solución de emergencia y extraordinaria, al aporte de agua sobrante de riego a cambio de agua regenerada procedente de la depuradora de Pinedo a través de sus infraestructuras, con el fin de que llegue al lago el aporte adicional necesario en condiciones adecuadas para paliar la situación.

«Durante la reunión ha quedado patente la necesidad de estudiar alternativas, por parte de los organismos competentes, que adecuen las normas de gestión existentes con el fin de incrementar la resiliencia de la zona húmeda ante previsibles situaciones meteorológicas de sequía como la actual, así como establecer mecanismos para la derivación efectiva de caudales ambientales del Turia y del Júcar establecidos como requisitos ambientales por el plan de cuenca», explica la CHJ.