Catalá favorece el tráfico de coches en contra del transporte colectivo y la peatonalización del centro de Valencia

El Ayuntamiento de València que preside María José Catalá ha dado luz verde definitiva a la remodelación de la calle Colón, que pasará a tener dos carriles para el tráfico de coches suprimiendo uno de los dos carriles bus existentes en la actualidad, pudiéndose acceder ahora en coche desde Porta de la Mar.

La nueva reorganización del tráfico en esta céntrica arteria de València -que modifica la acometida por parte del anterior gobierno municipal-, que cuenta ya con los informes favorables de las secciones de Ordenación y Planificación viaria, Circulación y Señalización, permitirá acceder a la calle Colón desde Porta de la Mar, e ir desde la calle Roger de Lauria a la de Barcas.

Además, se invertirá el sentido de circulación de la calle Pérez Pujol, entre las calles Roger de Lauria y Correos, de manera que se pueda realizar el acceso a ella desde la calle Roger de Lauria en dirección a la calle Barcas.

Los trabajos principales consistirán en instalar grupos semafóricos, habilitar nuevas paradas de taxi, reubicar maceteros, barandillas y bolardos, nuevas señalizaciones y dibujos de marcas viarias en la calzada, mientras que no se van a eliminar las terrazas actuales, sino a rediseñarlas para adaptarlas.

La calle Colón quedará tras esta remodelación con dos carriles de circulación para el tráfico motorizado y un carril bus, todos limitados a una velocidad 30 kilómetros por hora, y tendrá dos paradas de taxi, ya que se habilitará una nueva entre las calles Pizarro y Pascual y Genís.

La alcaldesa de València, María José Catalá, ha afirmado que su gobierno cumple así el compromiso de remodelar el tráfico en la calle Colón, con el objetivo de «descongestionar la circulación en una de las principales arterias comerciales».

Las asociaciones de vecinos y comerciantes han acogido con cautela estos cambios ya que son partidarios de la progresiva peatonalización del centro y muy especialmente de la calle Colón, respetando el acceso de los residentes y apostando por el transporte público.

Igualmente, los grupos ecologistas Ecologistas en Acción, Greenpeace, Amigos de la Tierra, WWF, Pedalibre y el colectivo A Pie han incluido a Valencia entre las ciudades en las que consideran que ha habido un retroceso en los planes de movilidad sostenible que avanzan en toda Europa. Estos grupos se manifestaron recientemente en Madrid y otras ciudades de España para denunciar esta «marcha atrás».

Por otro lado, el gobierno municipal de María José Catalá ha recibido duras críticas de científicos de la Universidad Politécnica de Valencia, como el catedrático José Vicente Oliver quien ha señalado que «sin restricciones al tráfico de coches no habrá Zona de Bajas Emisiones en Valencia». Oliver ha recordado que el 49% de las mediciones de contaminación atmosférica efectuadas en la ciudad de Valencia están por encima de los niveles recomendados en la Ley de Calidad del Aire.