Cepsa logra producir fenol circular con plásticos de un solo uso por vez primera en España

Cepsa ha logrado producir fenol a partir de plásticos de un solo uso, como bolsas o cubiertos de plástico, vertidos al contenedor gris, un proceso efectuado por primera vez en España gracias al desarrollo de un proyecto llevado a cabo en el Parque Energético La Rábida (Huelva).

Para efectuar esta primera prueba, se han reciclado 300 toneladas de plástico residual, logrando dar una segunda vida a plásticos que no pueden volver a ser reutilizados y que si no hubieran sido reciclados químicamente se habrían acumulado en un vertedero.

Estos residuos plásticos residuales han podido ser aprovechados como materia prima alternativa al petróleo tras ser sometidos a una temperatura de 500 grados centígrados sin oxígeno en un reactor con enfriamiento posterior.

Así, se ha logrado convertir estos plásticos de un solo uso en materia prima para la producción de aerogeneradores, placas solares o productos tecnológicos, entre otros muchos usos del fenol.

Esta innovadora operación en España, fruto de meses de investigación y pruebas a diferentes escalas, supone «un paso más de Cepsa en su apuesta por la economía circular y la utilización de materias primas alternativas al petróleo para la producción de soluciones sostenibles para la movilidad y la industria química».

El director de investigación y desarrollo de Cepsa, Rafael Larraz, ha explicado que «durante más de año y medio, la coordinación de los diferentes equipos implicados ha sido clave para el éxito de esta prueba pionera, para la cual ha sido necesario el trabajo conjunto de más de cincuenta profesionales de hasta ocho áreas distintas de la compañía».

La directora de la Planta Química Palos, Esther González, ha señalado que «esta novedosa operación de coprocesamiento plástico abre también la posibilidad de suministrar acetona de origen circular al proyecto de la nueva planta de Isopropanol de Cepsa Química en Huelva, que estará operativa en 2025».

Actualmente, Cepsa se encuentra en plena ejecución de la sustitución progresiva de las materias primas fósiles por fuentes renovables y recicladas, aspirando a aumentar su cuota en sus Parques Energéticos hasta el 15 % para 2030.

Esto implicará el uso de 2,8 millones de toneladas de materias primas biológicas durante la presente década de las cuales el 75 % serán de segunda generación (2G) y otros residuos que, de otro modo, serían desechados.

Asimismo, la compañía se ha comprometido a aumentar la circularidad de los residuos procedentes de sus operaciones en un 50 % para 2030 (frente a 2019), lo que supondrá reciclar y valorizar 8.000 toneladas en sus centros en Andalucía.