Chimo Ballester: «Las empresas son muy ágiles en introducir cambios cuando coincide el beneficio económico y la sostenibilidad»

Los polígonos industriales también están ante el mayor desafío de su historia: Ser más
sostenibles. El reto de Chimo Ballester, gerente de uno de los más grandes de la
Comunidad Valenciana, el de Fuente del Jarro en Paterna, es prepararlo para el futuro, un
futuro que es ahora. La emergencia climática no espera. “Las empresas tienen que ayudar
mucho y los que somos gestores de parques empresariales estamos intentando promover
medidas aunque vamos muy lentos” afirma este gran jugador de ajedrez que, sin embargo,
cree que estamos lejos de un jaque mate aunque reconoce que la advertencia es “muy
seria”.
“No acabamos de encontrar soluciones muchas veces por el mundo globalizado que
vivimos que hace que no puedas tomar medidas puntuales aquí si en el resto del mundo no
las toman porque al final es una especie de dumping” señala a InfoSOS el gerente de
Fuente del Jarro durante los últimos 16 años aunque probablemente el 2024 sea uno de los
más importantes en la historia de esta área industrial donde actualmente trabajan 430
empresas.
Fuente del Jarro sopla este año 50 velas. Tras décadas de reivindicaciones con sus
comunicaciones, vitales para este motor económico del área metropolitana de Valencia,
acaban de aprobar su ambicioso plan de movilidad con un objetivo principal: reducir el
tráfico de vehículos y la huella de carbono. También han logrado, al fin, que las
administraciones atendieran y ejecutaran algunas de las necesidades principales de esta
área empresarial donde trabajan más de 8.000 personas.
“Cuando se urbanizó Fuente del Jarro las tres grandes vías de comunicación estatales que
rodean el polígono no existían. Desde el primer momento estuvimos reivindicando mejores
conexiones y alguna de esas cosas se han conseguido” afirma Chimo Ballester que habla,
orgulloso, de las obras que se están acometiendo actualmente para ampliar la Nacional
220, la remodelación de la gran rotonda de entrada al polígono y sobretodo de las obras en
la vía férrea que mejorarán considerablemente las frecuencias de paso. De 40 minutos
pasarán a 12.
“La expectativa de este plan de movilidad es pasar de un 5% a un 15% de personas que
vinieran al polígono en ferrocarril” indica el gerente de EGM Fuente del Jarro que explica
también el impulso al uso del coche compartido, a las estaciones de recarga para vehículos
eléctricos, del carril bici en el polígono para que los trabajadores y trabajadoras puedan
llegar hasta sus empresas en bicicletas o patinetes tras bajar del tren así como el impulso
también de indicadores que midan la contaminación.
El plan tiene depositada su confianza en las mejoras que va a suponer el transporte público
aunque las obras que se están ejecutando también contribuirán a que la circulación sea
más fluida, a evitar los temidos atascos de entrada y de salida, en definitiva, a llevar al
polígono al siglo XXI. Después están las empresas a las que, según Chimo Ballester,
“cuando coincide el beneficio económico y la sostenibilidad de una manera clara y rotunda,
la empresa privada tiene mucha agilidad, funciona muy bien e implanta mucho más rápido
que las instituciones públicas”.

InfoSOS, por un mundo sostenible.