Controlado el incendio de Tárbena tras calcinar 690 hectáreas de bosque durante 4 días

Los bomberos de Alicante han dado por fin por controlado el incendio forestal de Tárbena, que durante los últimos cuatro días ha calcinado más de 690 hectáreas del interior de la provincia y ha obligado al desalojo de 182 personas de viviendas diseminadas.

Según el Consorcio Provincial de Bomberos de la Diputación de Alicante, el fuego ha sido dado por controlado a las 21 horas de este miércoles.

Ocho medios aéreos de la Generalitat, la Diputación y la vecina Región de Murcia, decenas de unidades de bomberos y de brigadas forestales, así como 226 soldados de la Unidad Militar de Emergencias (UME), apoyados por 69 efectivos técnicos más, han operado desde el domingo en las tareas de extinción.

El fuego se inició en la sierra Ferrer de Tárbena y se extendió a los términos de Parcent y Xalò, y según la investigación arrancó a raíz de una quema de rastrojos agrícolas que se descontroló, lo que hizo que se detuviera a los dos presuntos causantes, un padre y su hijo, que han quedado en libertad provisional por un delito de incendio forestal.

Por otro lado, el president de la Generalitat, Carlos Mazón, y la consellera de Justicia e Interior, Elisa Núñez, han anunciado que el próximo martes 23 de abril se reunirán con los representantes sindicales de los bomberos forestales de Sgise (Sociedad Valenciana de Gestión Integral de Servicios de Emergencias) para terminar de definir el futuro de este servicio «posibilitando la seguridad y la estabilidad de sus trabajadores en un marco laboral serio y riguroso».

Según un comunicado de la Generalitat, así lo acordaron en la reunión de trabajo que mantuvieron este miércoles el president de la Generalitat y la consellera de Justicia e Interior para avanzar en las soluciones relacionadas con la gestión de Sgise.

La consellera de Interior, Elisa Núñez, ha explicado que llevan «meses en contacto permanente con los representantes de los trabajadores, trabajando en un plan estratégico que contenga los elementos esenciales para garantizar la viabilidad del servicio de bomberos forestales».

«Hemos estudiado todas las alternativas posibles para arreglar el desastre que dejó el gobierno del Botánico: una empresa sin estructura, unas plantillas incompletas con cientos de demandas de trabajadores, unos medios materiales antiquísimos y cuyo mantenimiento se paga a precio de oro, o unas bases e instalaciones indignas en toda la geografía de la Comunidad Valenciana -ha añadido-. Estos problemas no son nuevos, sino que vienen de largo».

El Consell «reafirma su compromiso con los bomberos forestales, así como su determinación para revertir los problemas que arrastra un modelo operativo caduco, con numerosas disfuncionalidades que deben ser solucionadas para proteger el interés general de los alicantinos, castellonenses y valencianos, así como el valioso patrimonio natural de la Comunidad Valenciana», ha concluido Núñez.

InfoSOS, por un mundo sostenible.