El 24 % de las familias españolas quiere juguetes sostenibles para sus hijos

Un 24 % de las familias españolas «tiene la sostenibilidad en mente a la hora de comprar los juguetes» para sus hijos, considerando que sean fácilmente reciclables y que, de hecho, estén fabricados con materiales reciclados, según la Guía del sector 2022/2023 elaborada por el Instituto Tecnológico del Juguete (AIJU).

La guía, «única basada en estudios con niños y familias» y con la colaboración de 75 expertos en seguridad, juego y educación, analiza la manejabilidad, el atractivo, los valores diferenciales, momentos de uso, aportación al desarrollo del menor, edad recomendada, duración y adecuación de envase e instrucciones de los juguetes.

El estudio de AIJU señala que, para un 78 % de las familias consultadas, el juguete sostenible debe estar confeccionado con materiales naturales como la madera o el cartón, ser resistente y carecer de materiales tóxicos en su composición.

Otro documento, el Informe sobre la Compra de Juguetes en España 2023 de la empresa ALDI, refleja que casi 6 de cada 10 familias españolas esperan invertir una media de 200 euros en la compra de juguetes para sus hijos en las Navidades de este año.

Uno de los factores considerados relevantes en este informe a la hora de comprar unos u otros regalos incluye precisamente «el origen y los certificados de sostenibilidad».

Este creciente interés por la sostenibilidad de las compras ha derivado en la apertura de nuevos negocios caracterizados por sus aspectos de sostenibilidad, instalados sobre todo en Internet con venta en línea.

Un ejemplo es la tienda de juguetes ‘El árbol y yo’ creada por Ángeles Díaz con la idea de «poder tener productos reciclados y reciclables en su escuela infantil», que fueran productos «muy resistentes» y por ello» perfectos para heredar entre hermanos gracias a su calidad».

Díaz ha explicado a EFE que fue su hijo pequeño quien dio nombre a la empresa, que lleva ya casi dos años funcionando con la filosofía de que “la sostenibilidad es imprescindible», porque «creo que no es el futuro, sino el presente” y para cuidar el planeta «debemos inculcar valores de este tipo en los niños».

Pese a estar radicada en Sevilla, su compañía vende a nivel nacional y de manera especial en las comunidades autónomas de Asturias, Cataluña y Galicia, pero entre sus proyectos de expansión figura la exportación, ya que «los padres de países como Alemania, Polonia y Holanda son los que más invierten» en este tipo de juguetes y, de hecho, «hemos tenido clientes de Finlandia que han regalado nuestros productos a españoles”.

La mayoría de sus juguetes están fabricados en madera porque, en su opinión, los de plástico con pilas «en general son negativos para bebés y para niños», aunque también vende algunos si son reciclados y provienen del entorno local.