El calor de diciembre causa problemas en cítricos y adelanta la fruta de hueso

Las temperaturas anómalas de diciembre causan ya problemas de maduración en los cítricos, la brotación adelantada en frutas de hueso, viñas o aguacates, y en hortalizas, las alcachofas, coles y otras hortalizas de invierno se están abriendo antes de tiempo, según la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja).

Con unas temperaturas que superan en diez grados las habituales en estas fechas y un otoño de los más secos desde que hay registros, AVA advierte de problemas en los cultivos que están en campaña de recolección y en los que deberían permanecer en reposo para afrontar la temporada que viene.

En los cítricos, la anomalía climática está causando que la fruta no madure correctamente y la falta de agua obliga a recurrir al riego, además de la dificultad en la erradicación de plagas como la araña o el cotonet de Sudáfrica.

El responsable de la sectorial de naranjas de AVA-ASAJA, Alejandro Aparicio, lamenta que los productores asumen «importantes sobrecostes» en energía eléctrica para regadío y en tratamientos fitosanitarios.

Una de las imágenes más sorprendentes que dejan estas altas temperaturas a las puertas de Navidad, alerta AVA, es la brotación adelantada en frutas de hueso, viñas o aguacates, entre otras producciones que suelen empezar el ciclo vegetativo en marzo y abril.

Desde la sectorial del vino, su responsable, José Luis Robredo, avisa de que los cultivos están en una fase demasiado avanzada debido a la falta de frío y esta ruptura de su ciclo habitual va a provocar que cuando lleguen las heladas dañen las yemas y ya no vuelvan a salir, con lo que habrá menos producción.

Similar situación viven las hortalizas y las alcachofas, coles y otras hortalizas de invierno están abriéndose antes de tiempo debido a las cálidas temperaturas, según el responsable de la sectorial de hortalizas, Vicente José Cuñat.

La siembra del cereal, prevista para el mes pasado, se ha visto alterada por la sequía y hay agricultores que han decidido no sembrar hasta que haya previsión clara de lluvias.

En cuanto a la ganadería, las altas temperaturas serían positivas para los animales de no ser por que la sequía ha provocado una reducción de los pastos, así como de las reservas de agua para abastecer al ganado.

La apicultura está atravesando también malos momentos, según AVA, que advierte de que se están alterando los ciclos y ya no hay cuatro estaciones, tan solo primavera y verano.

La organización agraria solicita a las administraciones medidas de apoyo a los agricultores y ganaderos afectados por la sequía y las altas temperaturas, y pide al Gobierno adecuar el seguro agrario a las nuevas condiciones que impone el cambio climático.