El Ivace recibe más de mil solicitudes para implantar energías térmicas renovables en viviendas

El Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace), dependiente de la Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo, ha recibido hasta la fecha un total de 1.149 proyectos que prevén la utilización de fuentes de energía térmicas en el sector residencial.

La Conselleria de Innovación apoya económicamente este tipo de iniciativas en el marco de los fondos europeos Next Generation que gestiona el Ivace y, más concretamente del programa de fomento a la implantación de sistemas térmicos renovables en el sector residencial, cuyo plazo está abierto hasta el próximo 31 de diciembre de 2023.

Así, se respalda la ejecución de inversiones en instalaciones de producción de energía térmica con fuentes renovables, destinadas a la climatización o producción de ACS en viviendas.

El director general de Energía y Minas, Manuel Argüelles, ha explicado que los proyectos “se van evaluando conforme se remiten al Ivace y una vez los técnicos han concluidos las baremaciones, se van otorgando concesiones de ayudas por lotes”.

A este respecto, ha destacado que los proyectos presentados hasta la fecha suponen una inversión inducida cercana a los 36 millones de euros, y hasta el momento el Ivace ha resuelto apoyar a 230 de estas iniciativas, con cerca de 1 millón de euros.

Argüelles ha destacado la apuesta de la conselleria de Economía Sostenible por conseguir una transición energética “basada de manera fundamental en fuentes de energía renovables, con el objetivo de conseguir la descarbonización de la economía”.

A este respecto, ha añadido que unido a las ventajas medioambientales y la reducción de la factura energética de los hogares, el desarrollo de las energías renovables “conlleva asociado un tejido productivo e industrial muy importante, con elevada y demostrada capacidad de generación de empleo y riqueza”.

Cuantía de los incentivos 

En el caso de este programa, la cuantía de la ayuda es variable en función de tecnología utilizada y de la potencia y establece una máximo de ayuda por vivienda para cada actuación.

Para la realización de instalaciones aerotérmicas aire-agua para climatización y/o agua caliente el máximo para una vivienda es de 3.000 euros y si se trata de instalaciones geotérmicas es de 9.000 euros para las de circuito abierto y 13.500 euros para las de circuito cerrado.

Aquellos proyectos que prevén la utilización de la biomasa pueden obtener hasta 2.500 euros si son calderas y 3.000 en el caso de aparatos de calefacción local.

Finalmente, en el caso de la energía solar térmica, depende de la potencia de los paneles solares y oscila entre 550 euros y 1.800 euros de cuantía máxima por vivienda.

Además, cuando se trate de una nueva distribución interior de climatización, circuitos hidráulicos para la incorporación de suelo radiante para proyectos de aerotermia, geotermia, hidrotermia o solar térmica, siempre que estos sistemas funcionen al 100 % con energía renovable, existe una ayuda adicional de 600 €/KW, con un límite máximo por vivienda de 3.600 euros.

En el caso de la utilización de radiadores de baja temperatura, la cantidad es de 550 euros por kilovatio, con un máximo de 1.830 euros.

Pueden acceder a estos incentivos las personas particulares, entidades u organizaciones públicas o privadas, sin ánimo de lucro, autónomos, comunidades de propietarios, y las entidades locales y del sector público de las administraciones públicas.