El porcentaje de vehículos eléctricos vendidos en el Reino Unido cae por primera vez

El porcentaje de vehículos eléctricos nuevos vendidos en el Reino Unido cayó por primera vez en 2023, cuando representó un 16,5 % del total del mercado británico, una décima menos que el año anterior.

La patronal de la industria automovilística SMMT divulgó este viernes su informe anual, en el que reflejó que la venta de vehículos nuevos en el Reino Unido alcanzó su máximo desde 2019, con 1,9 millones de unidades, un incremento interanual del 18 %. De ellos, 315.000 fueron automóviles de batería eléctrica, lo que supone un récord absoluto, pese a que el porcentaje haya bajado respecto a 2022.

Ese descenso porcentual es la primera caída desde que comenzó la venta masiva de esos vehículos en 2018, lo que ha sembrado dudas en la industria sobre el apetito de los consumidores por ese tipo de automóviles.

El volumen de ventas cayó un 34,2 % en el último mes del año frente al mismo período del año anterior, aunque ese fenómeno fue atribuido por la patronal al «anormal desempeño» en diciembre de 2022.

La SMMT llamó la atención sobre el hecho de que «solo uno de cada 11 consumidores privados» eligió el año pasado un coche eléctrico, por lo que instó al Gobierno a poner en marcha incentivos para que se desarrolle el sector.

La patronal reclamó que se baje el IVA al 10 % para la adquisición de vehículos eléctricos por compradores privados durante tres años, lo que reduciría sus precios en una media de 4.000 libras (unos 4.600 euros).

La SMMT calcula que con esa medida, similar a la ya existente para empresas, se venderían unos 250.000 automóviles de batería eléctrica más en los próximos tres años.

A juicio del máximo responsable de la SMMT, Mike Hawes, esta falta de incentivos hace que el Reino Unido esté «probablemente en la mitad más baja en Europa», por detrás de países como Francia, Alemania o Portugal.

En junio de 2022, el Gobierno terminó un programa que concedía ayudas de hasta 1.500 libras (unos 1.750 euros) por la compra de un ejemplar nuevo.

Pese a que el año pasado fue el mejor para la industria de los últimos cuatro, la venta global de automóviles en el Reino Unido se mantiene todavía una media del 17 % por debajo de los niveles prepandemia.