Enrique Segovia (WWF): «El nivel de concienciación de la ciudadanía española es alto en temas ambientales»

«El nivel de información e incluso concienciación de la ciudadanía española es alto en temas ambientales», aunque «de ahí a cambiar las actitudes necesarias para luchar contra todo eso hay todavía un paso», ha advertido en una entrevista con EFE el director de conservación de WWF España, Enrique Segovia.

Existe «una parte de la población que lo tiene muy claro, otra que también lo tiene muy claro en sentido contrario» y en torno a «un 60 % de la población a la que queremos lanzar mensajes sencillos que se conviertan en hábitos» a través de una campaña «relativamente fácil y sencilla que tiene un triple prisma, pues está enfocada a ciudadanos, administraciones y empresas».

Algunos de estos mensajes figuran entre las propuestas que la organización conservacionista ha diseñado para su convocatoria anual de La Hora del Planeta que se celebra con el apagado de las luces entre 20:30 y 21:30 del sábado y con la cual «esperamos llegar a los 500 ayuntamientos, unas 125 empresas implicadas y cerca de 100 entidades diferentes», además de la participación de ciudadanos particulares.

Son «cifras similares a las del año pasado» aunque «vemos cierto movimiento en los municipios más pequeños, lo cual nos resulta agradable» porque las corporaciones municipales grandes están «más al día y tienen ya políticas ambientales, climáticas, de biodiversidad…»

En toda España

Andalucía es la región que mayor porcentaje de municipios suele aportar -entre el 20 y el 25 % de sus ayuntamientos se inscriben a La Hora del Planeta-, pero hay localidades implicadas en toda España, gracias a «la propia inercia de la campaña, la Federación Española de Municipios y Provincias y las propias diputaciones».

Muchos monumentos participan en la convocatoria, «como la Alhambra de Granada, las murallas de Ávila, el acueducto de Segovia, las catedrales…», enumera, pero «no hemos conseguido apagar la Giralda de Sevilla».

«Personalmente, siempre me ha hecho mucha ilusión que se apaguen las luces en mi pueblo, San Lorenzo de El Escorial (Madrid): la realidad es que el monasterio no se apaga, lo que ocurre es que lo encienden una hora más tarde ese día», bromea Segovia.

Opciones

Con objeto de afrontar la «doble crisis: climática y de biodiversidad» WWF este año pide también a los ciudadanos que donen una hora del día «haciendo algún gesto en favor del clima».

Un ejemplo es tomar conciencia de la cantidad de plástico utilizado diariamente: «coge un espacio de tu casa y cada vez que uses algo de plástico déjalo ahí y, cuando pasen 24 horas, mira a ver la cantidad de plásticos que has usado y empieza a pensar cuánto de ello es prescindible», precisa Segovia.

Otra opción «que a mí particularmente me gusta mucho es que establezcan contacto con la Naturaleza», planteamiento «casi peyorativo» en entornos rurales pero necesario en los medios urbanos porque «nos estamos olvidando de la Naturaleza» y «hemos perdido el contacto, el disfrute de escuchar un río o el mar, el canto de los pájaros, ver la explosión primaveral que comienza ahora».

Este contacto «es muy importante porque por un lado nos reconforta emocional y espiritualmente y por otro nos ayuda a comprenderla mejor y respetarla».

A los escépticos frente al cambio climático «les diría que fueran más vigilantes de las cosas que están pasando y preguntaría si creen que su forma de vida se está viendo afectada por el clima».

Y a los que plantean si este tipo de campañas sirven realmente de algo, que «una acción individual sirve para tranquilizar la conciencia de la persona; una acción de una empresa…, pues no le va a quedar más remedio, porque empieza a tener riesgos no sólo financieros reputacionales sino de suministro; un municipio, tiene una responsabilidad para sus conciudadanos…, pero si juntas todas esas acciones consigues un efecto impactante».

InfoSOS, por un mundo sostenible.