Investigan el uso de pieles de cítricos para crear materiales sostenibles de construcción

La Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo financia el desarrollo de nuevos materiales sostenibles y eficientes para el sector de la construcción, obtenidos a partir del dióxido de carbono (CO2) que genera el tejido industrial de la Comunitat Valenciana y los residuos que produce el sector citrícola.

El Instituto Tecnológico del Plástico, AIMPLAS; el Instituto de Tecnología Química (ITQ-UPV-CSIC); la empresa especializada en la elaboración de zumos Zuvamesa; el fabricante de productos químicos Lamberti Iberia; y Laurentia Technologies, firma especializada en la síntesis y fabricación de nanomateriales, colaboran en esta iniciativa.

Según la Conselleria, el proyecto pretende aportar nuevas formulaciones sostenibles a partir de dióxido de carbono y residuos de la industria cítrica valenciana aplicadas a materiales de construcción.

A través de esta iniciativa, bautizada como BUILD-LIMONENE, se desarrollarán nuevos aditivos y materiales biodegradables dirigidos al sector de la construcción, que serán más eficientes energéticamente que los empleados en la actualidad.

Esta nueva tecnología contribuirá a revalorizar los residuos procedentes de diferentes sectores industriales de gran importancia en la Comunitat Valenciana como son el agroalimentario y, en especial, el de la transformación de cítricos o el de revestimientos sostenibles para la construcción.

Según la Conselleria, supone una ventaja respecto a los mercados tradicionales de aditivos y recubrimientos para materiales de construcción, ya que en la actualidad la mayoría de los productos que se ofrecen se obtienen a partir de materia primas de origen fósil y las alternativas sostenibles son prácticamente inexistentes.

El proyecto se encuentra en la fase de experimentación y se está mejorando la manera en que una sustancia llamada óxido de limoneno reacciona con dióxido de carbono para producir nuevos tipos de plásticos llamados policarbonatos, que tienen propiedades específicas.

Además, se ha logrado identificar cuáles son las variedades de naranjas y mandarinas con mayor contenido en limoneno, la sustancia química natural que se extrae de las pieles de los cítricos y que es fundamental en las formulaciones. según un comunicado de la Generalitat.

En el marco de este proyecto, el personal de AIMPLAS trabaja en el estudio y optimización de los procesos necesarios para combinar el óxido de limoneno con el dióxido de carbono y obtener polímeros sostenibles, y Zuvamesa se encarga del primer paso de la cadena, la extracción de limoneno purificado a partir de diversas variedades de naranja valenciana.

El Instituto de Tecnología Química (ITQ, UPV-CSIC) estudia la reacción de epoxidación de limoneno con muestras de naranjas y mandarinas valencianas de diferentes variedades empleando catalizadores sostenibles preparados por Laurentia Technologies, y la empresa Lamberti Iberia valida y formula los materiales sostenibles para el sector de la construcción.

Este proyecto cuenta con el respaldo económico de la Agència Valenciana de la Innovació (AVI) y financiación de la Unión Europea en el marco del programa Comunitat Valenciana FEDER para el periodo 2021-2027.

InfoSOS, por un mundo sostenible.