Isabel Giménez: “Las pymes están desbordadas con la sostenibilidad porque no entienden el vocabulario”

La terminología en materia de sostenibilidad crece más rápido de lo que muchas empresas pueden asimilar. Una terminología que se complica cada vez más y que está dejando atrás a las pymes por no entender su vocabulario. Para ponerle remedio, la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros (FEBF) ha editado el ‘Diccionario de Sostenibilidad y Agenda 2030’. Hemos hablado con su directora general, Isabel Giménez.

Más de 30 años de labor divulgativa, docente y de investigación permitieron a la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros (FEBF) detectar antes que nadie que el sinfín de vocablos, expresiones y nuevos conceptos ligados a la sostenibilidad, lejos de animar a las pymes en su incorporación, las estaba sobrepasando. “Vimos que las pequeñas y medianas empresas se veían desbordadas, no entendían la sostenibilidad, incluso les asustaba, y era, sobre todo, por desconocimiento del vocabulario”. Algo bastante determinante, pues, como explica Isabel Giménez, “ese desconocimiento hace que las empresas no sientan como propia la sostenibilidad y, en consecuencia, no la incorporen en sus procesos”. Como ejemplo de esta circunstancia cita la propia memoria de sostenibilidad advirtiendo que en muchas empresas toda esa falta de conocimientos las lleva a subcontratar con asesores externos, de modo que hacen la memoria por imperativo legal “pero sin participar de ella”.

Localizado, pues, el principal escollo, la fundación se puso manos a la obra y su esfuerzo se materializó en 200 páginas y más de 470 vocablos y conceptos de uso más común. “En el diccionario intentamos que se aborden sobre todo los temas ambientales, que es lo que más se ha hablado a escala regulatoria; pero incluimos también los temas sociales y los de gobernanza. Hemos intentado los tres pilares”. “Además -añade- su formato dual permite descargarlo en el ordenador”, lo que facilita a las empresas trabajar cómodamente con él.

Pero no son las pymes el único público al que está dirigido este diccionario. El propósito inicial de la fundación era “aterrizar” la sostenibilidad también en la sociedad. “Los consumidores queremos ser sostenibles y no sabemos cómo. Hay mucha etiqueta eco y nos vemos también desbordados”. “O los pequeños inversores, que también pueden votar en sostenibilidad con la cartera porque pueden decidir ser más o menos verdes dependiendo de dónde inviertan”.

La directora general de la FEBF reconoce que la velocidad a la que está regulando la Unión Europea puede llegar a causar cierto vértigo, por lo que anima a todos los públicos del diccionario a que “busquen pequeños hábitos como puede ser el reciclaje, leer las etiquetas, las 3 R, etc. porque al final es como una gota malaya y, poco a poco, entre todos lo iremos cambiando. Es una cuestión de evangelización”.

Insiste sobre todo en el caso de las pymes: “Deben incorporarla por competitividad, porque si no se quedarán fuera. También porque muchas de las grandes empresas ya han empezado a discriminar entre los proveedores que no han incorporado la sostenibilidad; requisito que también empieza a ser necesario para las licitaciones de las administraciones públicas. E incluso por la resiliencia de los modelos de negocio”. A este respecto, Isabel Giménez explica que en el mapa de riesgos de Davos “cinco riesgos son climáticos y, si las pymes no los tienen, su mapa es incompleto”.

En cualquier caso, la labor de la fundación no termina en el diccionario. Este ha sido una reacción al ver el desconcierto o como de desorientadas podían estar muchas empresas, pero su afán por incorporar la sostenibilidad se inició un poco antes. “Empezamos en 2020, hicimos una reflexión de nuestro plan estratégico e hicimos una hora de ruta de actividades de sostenibilidad”. Fruto de ello son los dos cursos gratuitos que imparten cada año, uno para pymes y otro para universitarios. “Somos la primera generación consciente del cambio climático y la primera que está haciendo cosas por revertirlo. Tenemos un mandato global todos”.