Jabalíes arrancan más de 50 plantones de melocotones en un campo de la Vall d’Albaida

Una manada de jabalíes ha arrancado de raíz más de cincuenta plantones jóvenes de melocotones en un campo de Salem, localidad de la comarca valenciana de la Vall d’Albaida.

Según ha informado la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja), un nuevo vídeo grabado por un agricultor muestra los destrozos cada vez más impactantes que ocasiona la fauna salvaje, y el jabalí especialmente, en la agricultura valenciana.

El propietario del campo, Eduardo Santamaría, ha denunciado que los animales han destrozado así la mitad del arbolado que había en su explotación, cuyo coste alcanza los 4.000 euros por hectárea en derechos de «royalties» (se trata de una variedad protegida) más los gastos de las plantas y la mano de obra.

Asimismo, los jabalíes han hecho numerosos agujeros en el terreno y en las gomas de goteo necesarias para realizar el riego eficiente del cultivo.

AVA-Asaja ha alertado de que el caso de este asociado «no es puntual, sino que la superpoblación sin control de fauna salvaje genera un problema cada vez más generalizado desde el punto de vista agrario pero también ambiental y social».

«Además de los perjuicios directos en el campo, estos animales transmiten enfermedades (gripe aviar, sarna o peste porcina africana), causan destrozos en núcleos urbanos, provocan accidentes de tráfico y atacan a personas», han detallado.

Por ello, la organización agraria presidida por Cristóbal Aguado ha urgido todas las administraciones a poner en marcha medidas contundentes para atajar este exceso de fauna silvestre y compensar los daños que sufren los afectados.

Cuando Eduardo Santamaría llegó a su campo de melocotones no se podía creer los daños que habían causado los jabalíes a su explotación: «Nunca había visto algo así, esto ya es el colmo. Una manada que imagino superará los 30 o 40 animales han roído, tumbado y arrancado la mitad de los árboles plantados».

Ha indicado que «tenían una protección para evitar los ataques de los conejos, pero no han servido de nada ante un animal mucho más corpulento como es el jabalí».

«He hecho una fuerte inversión para tratar de cultivar una variedad que puede dar un valor añadido en el mercado y ahora, por culpa de la inacción política frente a la fauna salvaje, todo el esfuerzo ha sido en vano. No hay derecho. O se toman cartas en el asunto o la superficie agraria dejada de cultivar seguirá multiplicándose», ha finalizado.