Juan Artal: «La inmunoterapia vegetal es nuestra estrategia para una agricultura sostenible»

El director general de la empresa valenciana Artal Smart Agriculture, Juan Artal, habla para InfoSOS sobre su iniciativa para lograr una agricultura más segura, inteligente y sostenible.

Cuando se habla del impacto de las empresas en la sostenibilidad se tiende a pensar sobre
todo en las grandes corporaciones. En vuestro caso sois una pyme, pero, como
biotecnológica agrícola, ¿no es igual o mayor vuestra responsabilidad?


Sí en la medida en que tenemos que garantizar una agricultura segura, sostenible y altamente
productiva. Segura tanto para el productor como para el consumidor; sostenible porque de lo
contrario el sector agrícola, como cualquier otro sector, no tendría recorrido con el tiempo, y
altamente productiva para atender a una población mundial en constante aumento.
En ese sentido, nosotros estamos produciendo un impacto positivo. Nuestra misión es
preservar la salud de los cultivos de una forma compatible con el medio ambiente y,
paralelamente, preservar la salud de las personas. Y para ello es fundamental la investigación y
la innovación, y hacerlo de forma responsable.

Habéis acuñado el concepto de inmunoterapia vegetal, ¿qué es exactamente?
Es fruto de esa gestión en investigación e innovación responsable. Los productos deben ser
cada vez menos dañinos para el agricultor, el consumidor, la fauna y el medio ambiente, por lo
que son menos agresivos, tanto por la propia tendencia del sector como por las mayores
restricciones en el uso de determinados fitosanitarios; pero eso los hace también menos
efectivos frente a determinados patógenos y amenazas.
Hasta ahora, la industria ha estado siempre enfocada en los agentes externos mientras que
nosotros hemos propuesto un cambio de paradigma centrándonos en el potencial de las
plantas con el objetivo de aumentar su capacidad de respuesta. Es decir, apostamos por
fortalecer su sistema inmunológico para que ellas mismas sean capaces de responder a ciertas
plagas o situaciones de estrés sin necesidad de utilizar pesticidas o minimizando su uso. Tras
ocho años de investigación en colaboración con la Universidad Jaume I de Castellón
conseguimos desarrollar una gama de activadores inmunológicos basados en el efecto
“priming”, capaz de estimular su sistema inmune para reaccionar de forma más rápida y eficaz
ante ciertos factores de estrés haciéndolas más resilientes.

¿Es válido para todo tipo de cultivos?
Sí y desde que lo lanzamos al mercado se ha demostrado su eficacia en cítricos, en productos
hortícolas y en varios cultivos leñosos. Además, es totalmente compatible con la fauna útil y
los diversos microorganismos utilizados en presencia de ciertas plagas y enfermedades, y, por
tanto, son productos compatibles con los métodos de control biológico. También están certificados para su uso en la agricultura ecológica, lo que garantiza que son respetuosos con
la preservación del medioambiente y totalmente seguros para la salud de los seres humanos.
Es por todo esto que es una tecnología que ya ha sido introducida en 24 países en 4
continentes.

Más allá de la investigación y el desarrollo de nuevos productos, ¿de qué otra manera
contribuís como empresa a la sostenibilidad?

Nuestro objetivo prioritario es promover una agricultura inteligente y sostenible, pero nuestro
compromiso no se puede limitar a nuestro catálogo de productos. Por eso, como empresa
tratamos de cumplir también con ese deber. En este sentido, el pasado mayo finalizamos la
instalación de placas fotovoltaicas en nuestras instalaciones para el autoconsumo energético
de la fábrica durante más de 25 años. También nos hemos integrado en la Asociación Española
para la Valorización de Envases (AVAE) que garantiza la recogida y trazabilidad de los residuos
de envases agrícolas. Asimismo, utilizamos materias primas de origen vegetal proveniente de
bosques sostenibles con la certificación de cadena de custodia PEFC. También las cajas de
cartón donde van nuestros envases cuentan con dicho certificado.