La Generalitat acumula 350 proyectos fotovoltaicos paralizados desde hace tres años

Más de 400 expedientes de renovables están en tramitación en la Conselleria de Industria y 350 de ellos llevan paralizados tres años, una acumulación que se deriva de la complejidad del marco legal y que el Consell quiere flexibilizar para poder desatascar problemas concretos en los primeros meses de 2024.

Emitir instrucciones técnicas para facilitar la interpretación de algunas normas, dar apoyo con personal externo, reforzar los equipos territoriales y firmar acuerdos con colegios profesionales son algunas de las soluciones que se van a aplicar para resolver esta acumulación de expedientes, según ha explicado en declaraciones a EFE el director general de Energía y Minas, Manuel Argüelles.

La consellera de Innovación, Industria, Comercio y Turismo, Nuria Montes, anunció el pasado 15 de diciembre la puesta en marcha, a partir de enero, de un plan de choque legislativo que permitirá desbloquear los expedientes y agilizar los proyectos.

Para ello, adoptará medidas de carácter legislativo -urgentes-, administrativo -reorganización de personal y unificación de criterios de interpretación- y de sensibilización y formación.

Solicitudes en tramitación

En fase de tramitación se encuentran 415 expedientes con una potencia de 5.547 megavatios, de los que un 28 % (116) está admitido a trámite y pendiente de someter a información pública, un 21 % (87) ya está en trámite de información y remitido a organismos para informe (no precisa Declaración de Impacto Ambiental), y un 19 % (78) cuenta con pronunciamiento de impacto ambiental emitido y está pendiente de autorización previa y construcción.

Asimismo, otro 14 % (57) se halla en trámite de información pública y remitido a organismos para informe (precisan de DIA), y un 9,9 % (41) está en solicitud, según los datos facilitados a EFE por la Conselleria de Industria.

En los últimos cinco años han sido menos de 90 MW los que se han conectado a la red, según las  cifras que maneja la asociación de empresas de energías renovables AVAESEN y que confirma el director general de Energía y Minas.

«Necesitamos una solución inmediata y que sea diligente; el retraso está muy por encima de lo contemplado en los decretos de la Generalitat para su tramitación», según el presidente de AVAESEN, Marcos J. Lacruz.

Añade que existen promesas pero pocos resultados y la realidad es que a día de hoy es de las más retrasadas en megavatios conectados a la red, mientras otras comunidades como Andalucía, Aragón, Murcia o Castilla-La Mancha, “donde mires”, tienen resueltos los proyectos en seis meses.

Se plantearon hasta 350 expedientes tras el decreto 14/2020 del Consell de medidas para acelerar la implantación de instalaciones para el aprovechamiento de las energías renovables por la emergencia climática, que regulaba y simplificaba los procesos, y los empresarios pusieron avales, pero tres años después esos proyectos no están conectados a la red y están “paralizados”.

El nuevo Consell ha hecho suyas las propuestas de los empresarios de AVAESEN y la asociación confía en que va a dar respuestas, aunque Lacruz considera que si no se saca un promedio de cinco expedientes al día, no se podrán cumplir los hitos marcados. “Necesitamos que la administración no redoble, sino que multiplique”.

Industria quiere resolver en breve

Este departamento trabaja en unas instrucciones técnicas que faciliten a los funcionarios la interpretación de algunas normas y sean más ágiles, y en modificar el marco legal para elaborar una nueva descripción de las modificación sustanciales y evitar la exposición pública en varios momentos del proceso, que espera esté en funcionamiento en tres o cuatro meses.

Se está analizando ampliar la potencia para la que sea necesaria autorización administrativa de construcción y también en que la administración reciba el expediente en el mejor estado para evitar requerimientos y generar una plataforma para que los promotores suban la documentación y se detecte la falta de algún documento, con aplicación transversal a otras consellerias implicadas.

El mensaje al promotor es que mantenga una buena relación con el ayuntamiento correspondiente y que intenten contar con el beneplácito social, para evitar problemas durante la tramitación.

A partir de enero o febrero la administración espera poder solucionar «problemas puntuales» en proyectos que llevan atascados durante años, mientras que los más urgentes se están «tratando ya», según Argüelles, quien afirma que son «conscientes del problema” y la Comunitat debe dejar de ir en el tren de cola de las renovables.