Mazón anuncia la suspensión de la quema de residuos agrícolas hasta octubre tras el incendio de Tárbena que sigue activo

La Generalitat Valenciana ha anunciado la suspensión ininterrumpida de la autorización de quema de residuos agrícolas hasta el próximo 15 de octubre, debido al riesgo de incendios forestales como el que asola parte del término de Tárbena (Alicante).

Así lo ha adelantado el presidente de la Generalitat, Carlos Mazón, antes de dirigirse al puesto de mando avanzado (PMA) contra el fuego de Tárbena, donde el jefe del Consell ha explicado que este martes, 16 de abril, el Diario Oficial de la Generalitat (DOGV) publicará la resolución de la Dirección General de Prevención de Incendios modificando los periodos de quemas agrícolas.

Mazón ha afirmado que no se podrán realizar este tipo de quemas hasta el 15 de octubre y ha añadido que no se ha tomado antes esta decisión porque «no se daban las condiciones objetivas». Esto es así, ha proseguido, porque hasta el pasado jueves se estaba en nivel de emergencia 1.

Según el presidente valenciano, la resolución se justifica en el notable déficit de precipitaciones, las temperaturas inusualmente altas, los fuertes y reiterados vientos terrales, el elevado estrés hídrico que soporta una vegetación seca y la baja humedad.

Mazón ha agregado que los partes meteorológicos no prevén en estos momentos una mejora pluvial que sea significativa que pueda variar las condiciones antes expuestas.

La investigación de la Guardia Civil parece confirmar que una quema agrícola prevista ha sido el origen del incendio forestal de Tárbena (Alicante), que ha quemado 580 héctareas y ha provocado 182 desalojos y que a estas horas sigue sin ser controlado.

La delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Pilar Bernabé, ha explicado que el instituto armado sigue la investigación sobre el origen de este devastador fuego aunque «todo apunta a una quema agrícola controlada».

Ha proseguido que hay que analizar las circunstancias en que se desarrolló dicha quema de rastrojos y habrá que tomar declaración a las personas implicadas para comprobar si se cumplía con el plan local para este tipo de actividad para, a partir de ahí, ver cómo se procede.

Bernabé ha destacado el esfuerzo del Gobierno central para colaborar en las labores de extinción, sobre todo mediante el desplazamiento a la zona de 226 soldados de la Unidad Militar de Emergencias (UME), apoyados por 69 medios técnicos.

Estos militares han actuado durante la noche en la zona norte del fuego «sin descanso», ha enfatizado la delegada, quien ha añadido que una parte del contingente se ha centrado en la defensa de algunas de las viviendas diseminadas por el campo que están dentro del perímetro de las llamas.

También se ha referido a la actuación de los medios aéreos, un total de ocho, que es «fundamental», así como en la intervención de los bomberos, brigadas y los agentes de la Guardia Civil en las labores de desalojo y control de carreteras, dos de las cuales y de carácter comarcal siguen aún cortadas.

Bernabé ha valorado que no se hayan producido daños personales y ha señalado que en las últimas horas se ha desalojado a dos personas más del término de Xalò, que se suman a las 100 de Tárbena y 80 de la vecina localidad de Parcent. La evaluación de los daños materiales aún no se ha efectuado.

Por su parte, la consellera valenciana de Justicia, Interior y Administración Pública, Elisa Núñez, de Vox, también ha sido preguntada por el inicio del fuego y, a diferencia de Bernabé, ha señalado que está sujeto a investigación y que, por lo tanto, «sería poco prudente transmitir información».

Ha valorado el trabajo de los militares de la UME, de los bomberos de Alicante y de la Generalitat y del resto de efectivos que participan en el dispositivo, y ha dicho que se está haciendo un repaso del perímetro para tratar de cuantificar el terreno afectado.

El incendio forestal declarado este domingo en Tárbena (Alicante) continúa fuera de control y ya son cerca de 600 las hectáreas arrasadas por el fuego, que ha obligado a desalojar a 180 vecinos de la zona y se ha saldado hasta ahora con tres bomberos heridos.

El personal de bomberos que trabaja en el incendio forestal, que pudo originarse por una quema controlada, confía en controlar las llamas «lo antes posible», según explicó el secretario regional de Emergencias, Javier Montero, tras informar de que tres bomberos resultaron heridos leves durante la noche.

«La noche ha sido menos favorable de lo esperado por la climatología, pero parece que mejora», señaló Montero, quien informó de que en la zona trabajan ya ocho medios aéreos.

Sobre la superficie afectada, dijo que tras una primera estimación de los vuelos de reconocimiento se cree que podrían ser unas 580 hectáreas, si bien advirtió de que el terreno es escarpado y es complicado realizar este tipo de cálculos.

Por el momento no hay constancia de que se haya incendiado ninguna vivienda pero se mantienen los desalojos preventivos.

Las complicaciones del terreno han propiciado que tres bomberos resultaran heridos durante la pasada noche, uno con un golpe en la cabeza, otro con un golpe en la espalda y un tercero con una lesión que no fue precisada pero que no es grave.

En la zona trabajan quince dotaciones de bomberos del Consorcio Provincial de Alicante, diez unidades de bomberos forestales del Consell, varios equipos de la UME (Unidad Militar de Emergencias) y dos unidades de bomberos forestales de Murcia (sureste), entre otros especialistas.

El de Tárbena es el primer incendio relevante que tiene lugar en España en esta temporada y ocurre en un momento en que las altas temperaturas registradas en la costa mediterránea española y la escasez de lluvias elevan significativamente el riesgo de que se produzcan este tipo de siniestros.

InfoSOS, por un mundo sostenible.