La Generalitat y el Ayuntamiento pedirán al Gobierno un Protocolo de Emergencia para garantizar el agua en la Albufera

La alcaldesa de València, María José Catalá, se ha reunido con la consellera de Medio Ambiente, Agua, Infraestructuras y Territorio, Salomé Pradas; con el concejal de Devesa-Albufera, José Gosálbez; y con el director general de Medio Natural, Raúl Mérida, para hacer seguimiento del estado de la Albufera y anunciar que el Ayuntamiento y la Generalitat van a solicitar al Gobierno Central un Protocolo de Emergencia ante situaciones críticas que de estabilidad a la gestión del parque.

Pradas  ha anunciado que se reunirá con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, para tratar la situación del parque natural e iniciar los trámites para la declaración de Reserva de la Biosfera.

Así, ha asegurado que la voluntad del Consell “es trabajar de la mano del Ayuntamiento para reclamar los caudales necesarios para nuestra Albufera”. La consellera ha recordado que en las últimas semanas “hemos pasado un episodio extraordinario en el que no teníamos agua suficiente por la escasez de lluvias y las altas temperaturas de este otoño, además de la aparición de unas algas que han causado una coloración diferente”. Este episodio -ha añadido- “llevó al Consell y al Ayuntamiento a reclamar caudales extraordinarios  y tenemos que tener la seguridad de que si se producen estas situaciones exista un protocolo para actuar de forma inmediata cuando se den estas soluciones extraordinarias”.

La consellera también ha adelantado que en su encuentro con el secretario de estado también trasladará la importancia de que la Albufera sea incluida en la Red Mundial de Reservas de la Biosfera de la UNESCO, lo que elevaría a tres los espacios que cuentan con esta distinción en la Comunitat Valenciana junto al Alto Turia y el Valle del Cabriel. Tal y como ha explicado la consellera, “este es un proyecto que iniciamos estando en el gobierno hace más de 10 años y que ahora, tras haber sido olvidado en un cajón por el Botànic, retomamos”.

Por su parte, la alcaldesa de València, María José Catalá, ha agradecido la presencia de la consellera “en una semana tan significativa para nosotros, en la que iniciamos los actos de la Capitalidad Verde Europea de la ciudad de València, y hemos querido que la primera reunión de trabajo sea de la Albufera con varios objetivos”, ha explicado la alcaldesa.

“Queremos liderar una candidatura coordinada con los trece municipios del ámbito territorial del Parque Natural de la Albufera para que la Albufera sea declarada por la UNESCO como Reserva de la Biosfera y, además, reclamamos la implicación del Gobierno de España en la conservación del lago, mediante un aporte hídrico mínimo blindado de 34,5 hm3/año, en cumplimiento de lo establecido en el Plan Hidrológico del Júcar”, ha afirmado Catalá.

“Lo que nosotros exigimos es un trato similar al del Gobierno hacia Doñana, para garantizar las necesidades hídricas del lago y proteger su valor ecológico y ambiental. Necesitamos un protocolo claro y un compromiso serio y sincero”, ha añadido la alcaldesa.

Además, Catalá ha asegurado que “el pasado mes de diciembre le envié personalmente una carta a la Ministra de Transición Ecológica solicitando una reunión y mi preocupación por el caudal, a la cual no solo no he recibido respuesta, si no que directamente nos ha remitido a la Confederación Hidrográfica, con la que ya estamos en contacto”.

“Yo les digo que voy a volver a insistir a la ministra que València, tercera ciudad de este país, tiene suficiente entidad como para que se lo tome en serio. Que no se esconda, que el Ayuntamiento de València le pide, institucionalmente, una reunión con ella, entre otras cosas porque el Pleno aprobó el pasado 20 de diciembre una moción que insta a la Confederación Hidrográfica del Júcar a cumplir la norma y aprobar esa dotación mínima para el periodo 15 octubre-15 mayo”, ha asegurado.

La situación de la Albufera ha mejorado en las últimas dos semanas gracias a los aportes hídricos extraordinarios que se están realizando procedentes de la Acequia Real del Júcar y de la EDAR de Pinedo. “Estas actuaciones son fruto de acuerdos alcanzados entre el Ayuntamiento, la Generalitat y la Confederación Hidrográfica del Júcar, tras la presión ejercida tanto por el consistorio como por la Conselleria”.

Por otro lado, la titular de Medio Ambiente ha puntualizado que uno de los requisitos para obtener la declaración pasa “por contar con sistemas de gestión de los usos humanos y las actividades de la zona susceptible de ser declarada reserva”. Para ello, ha dicho que “es necesario contar con las normas reguladoras del parque natural”, es decir, el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) y el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN). Tanto la elaboración del primero como la renovación del segundo “llevan ocho años en los cajones y ha sido el Consell que preside Carlos Mazón el que ha retomado su puesta en marcha”.

En este sentido, Pradas ha avanzado que esta misma semana firmará la orden de consulta pública previa del PRUG y ha recordado que “el próximo 11 de enero se reunirá la Junta Rectora del Parque para abordar estas cuestiones”.

La consellera de Medio Ambiente ha detallado que este proceso supondrá “una renovación profunda de las normas reguladoras con el máximo diálogo e implicación de todos los agentes implicados, siempre desde la convicción de que protección y desarrollo social y económico son perfectamente compatibles”.