La responsable europea de políticas de plásticos reciclados pide un cambio sistémico en la cadena de valor

La responsable de políticas de plásticos circulares y biometano de la Comisión Europea, Laure Baillargeon, ha reclamado en Valencia un «cambio sistémico en la cadena de valor» para alcanzar el objetivo de producir 10 millones de toneladas de plástico reciclado en 2025.

Baillargeon ha hecho estas manifestaciones durante su intervención en la segunda edición del Seminario Internacional de reciclado (PLASREC), que organiza Aimplas, y ha informado de que actualmente se están produciendo 5 millones de toneladas de este material, la mitad del objetivo marcado por la iniciativa Circular Plastics Alliance.

Durante este encuentro, profesionales de las entidades referentes del sector a nivel internacional han analizado las claves de la industria en un momento de máxima actualidad, después de que la asociación europea de productores de plásticos Plastics Europe (también presente en el seminario) haya presentado su hoja de ruta para la circularidad y la descarbonización de la industria en 2050.

«No es suficiente con hacer que los envases sean reciclables, hay que recogerlos y clasificarlos», ha explicado Baillargeon en un seminario que también ha venido marcado por la regulación, informa Aimplas.

«Desde 2018 se han producido muchos cambios regulatorios a nivel europeo. Ahora tenemos las soluciones, pero debemos pasar a la acción», ha afirmado.

Economía circular contra la contaminación

A este «tsunami regulatorio» se ha referido también la directora de Asuntos Públicos y Sostenibilidad de Plastics Europe, Irene Mora, que ha defendido la economía circular como clave para acabar con la contaminación de los plásticos.

Además, Mora ha destacado la deslocalización de la producción a otros territorios, como Asia, zonas donde esta producción es «menos circular». En términos porcentuales, la representatividad europea en la producción de plásticos ha pasado de un 18 % en el año 2002 a un 14 % en la actualidad.

«La industria del plástico se está adaptando para alcanzar las ambiciones climáticas, pero hay que acelerar el cambio», ha explicado la representante de Plastics Europe, que ha puesto en valor esa hoja de ruta presentada por esta propia entidad para lograr la descarbonización de la industria en 2050.

Durante la jornada se han exhibido aplicaciones fabricadas a partir de plástico reciclado, como proyectos de reciclado químico que han permitido valorizar residuos complejos de industrias como la aeronáutica o la de la energía eólica en forma de productos de valor añadido como componentes para la industria azulejera, la propia aeronáutica o la industria automotriz.

También una serie de proyectos de reciclado mecánico que han hecho posible la fabricación de elementos tan variados como mobiliario urbano o pesas para ‘fitness’ a partir de redes de pesca fuera de uso y otras basuras marinas.