La sequía provoca graves problemas en el campo valenciano y son «especialmente alarmantes para los ganaderos»

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) ha asegurado que la sequía «está provocando grandes problemas a las producciones agrícolas y ganaderas» de la Comunitat Valenciana, situación agravada también por las elevadas temperaturas y los vientos de poniente.

Así, la situación resulta «especialmente alarmante» para los ganaderos, sobre todo en el interior de Castellón y Valencia, quienes han advertido a la asociación de una escasez de agua y de pastos inusual en época primaveral.

Ante la falta de lluvias, AVA-Asaja ha asegurado que los ganaderos están teniendo que costear el transporte de agua en camiones (casi mil euros de gasto por viaje), los cuales, tienen dificultades para acceder a las granjas.

El delegado de la asociación agrícola en Morella y también ganadero, Marc Boix, ha subrayado que están variando la dieta de los animales para mantenerlos más hidratados y reduciendo sus esfuerzos para no cansarlos y evitar así ponerlos en peligro.

Respecto a los cultivos, la sequía y las altas temperaturas están obligando a los agricultores a echar mano del riego desde hace meses «con el gasto añadido que conlleva».

En naranjas y mandarinas, que ahora mismo se encuentran en fase de recolección y/o floración, muchos árboles sufren deshidratación hasta tal punto que están más vulnerables frente a enfermedades y plagas.

El responsable de la sectorial de naranjas de AVA-Asaja, Alejandro Aparicio, ha avisado de que el uso de depredadores para la lucha biológica contra el Cotonet de Sudáfrica o la araña no está siendo del todo efectivo por las altas temperaturas.

Según la asociación, los agricultores están asumiendo «importantes sobrecostes en energía eléctrica para regadío y en tratamientos fitosanitarios».

Una situación similar vive el caqui, donde el responsable de la sectorial, Vicente Carmelo Burches, ha explicado que no solo está tardando en brotar, sino que lo hace de manera irregular, por lo que les preocupa el volumen de la próxima cosecha.

Para los productores de uva tienen que recurrir al riego de apoyo, en el caso de disponer de esta posibilidad, para evitar que las cepas se sequen.

En el almendro, el panorama lo han tildado de «alarmante», como asegura el responsable de la sectorial de frutos secos, Armando Boullosa. Y en el olivar, a diferencia de Andalucía, donde ha llovido en las últimas semanas, se prevé una producción corta.

Por la parte de la fruta dulce, el responsable sectorial de AVA-Asaja, José Luis Sanz, ha informado que los agricultores de la demarcación de la Confederación Hidrográfica del Júcar han solicitado autorización para el uso de pozos de emergencia.

Por otra parte, la organización ha reclamado al Gobierno Central y al Ministerio para la Transición Ecológica «un replanteamiento de su política hídrica y una apuesta por la construcción de infraestructuras que almacenen el agua cuando llueve y así distribuirla a las zonas deficitarias cuando la necesitan».

La organización agraria ha solicitado a las administraciones que mejoren los seguros agrarios para cubrir todos los riesgos climáticos, que pongan en práctica las nuevas técnicas de edición genética para obtener cultivos mejor adaptados al cambio climático y que establezcan medidas de apoyo a los agricultores y ganaderos afectados por la sequía y las altas temperaturas. 

InfoSOS, por un mundo sostenible.