La Universidad de Alicante lidera un proyecto para mejorar los procesos de descontaminación de agua

La Universidad de Alicante (UA) lidera un proyecto internacional para mejorar los procesos de descontaminación de agua para consumo humano, denominado Cleanwater, en el que se pretende desarrollar materiales absorbentes para su aplicación en sistemas portátiles de tratamiento hídrico.

La contaminación del agua potable es una preocupación sanitaria mundial, preferentemente en zonas rurales, donde aumenta la tasa de población vulnerable. Este reto requiere una solución única, fácil de manejar y de bajo coste capaz de disminuir los niveles de patógenos químicos y radiológicos en un único y sencillo recipiente, según un comunicado de la UA.

Con una duración de cuatro años, hasta finales del 2027, y la colaboración de trece socios de universidades, institutos y centros tecnológicos y empresas de Hungría, Reino Unido, Polonia, Moldavia, Kazajistán, Ucrania y México, ‘Cleanwater’ pretende generar una tecnología novedosa de tratamiento de agua, que sea económica y de fácil instalación mediante la aplicación de plasma en presencia de lechos adsorbentes.

La combinación de ambos procesos en un solo dispositivo permitirá mejorar la eficiencia de la descontaminación de agua para consumo humano. «Es decir, se podrán eliminar sustancias químicas como los xenobióticos, contaminantes emergentes o contaminantes persistentes, entre otros», ha revelado el investigador principal del proyecto y catedrático de la UA, Joaquín Silvestre.

Por otro lado, el equipo de trabajo del proyecto pretende aprovechar estos materiales adsorbentes, previamente modificados para su aplicación en el organismo. «Su función en el organismo será la misma: la eliminación de contaminantes externos ingeridos bien por vía oral o vía cutánea», ha añadido Silvestre.

El cambio climático, las catástrofes naturales y la guerras como la de Ucrania han puesto de especial relevancia la búsqueda de soluciones rápidas y eficaces para evitar la propagación de epidemias transmitidas por el agua y la exposición a niveles inseguros de metales pesados o contaminantes peligrosos, según fuentes de la UA.

La complejidad de dicha contaminación con distintos componentes orgánicos e inorgánicos requiere de un sistema o dispositivo multicomponente, en forma de pastilla, capaz de abordar específicamente cada uno de estos peligros a la vez, han señalado.

En este contexto, el proyecto tendrá un impacto muy positivo en comunidades rurales donde no hay acceso a agua potable. Será de especial relevancia para algunos de los países participantes en el proyecto como Ucrania, México, Moldavia y Kazajistán.

La contaminación del agua natural afecta de manera muy negativa a mujeres, principalmente las embarazadas, a población infantil y a ancianos. Por lo tanto, estos serán los grupos que más se beneficiarán del proyecto, liderado por el Laboratorio de Materiales Avanzados del Departamento de Química Inorgánica UA.

Este laboratorio tiene una larga trayectoria en nanomateriales capaces de adsorber sustancias tóxicas. De hecho, es líder mundial en la síntesis y aplicación de materiales porosos para procesos de eliminación de contaminantes, tanto en fase gas como en fase líquida. Esa experiencia supone una pieza clave para el desarrollo del proyecto ‘Cleanwater’, que cuenta con una financiación de casi 980.000 euros.

InfoSOS, por un mundo sostenible.