Cristina Ramos (Accor): El sector hotelero llegó tarde a la ESG, pero las normas estrictas de la UE nos hacen más competitivos y sostenibles

La responsable de ESG (medioambiente, sociedad y gobernanza) del grupo Accor para Europa y norte de Africa, Cristina Ramos, considera que el sector hotelero “ha llegado -a estas políticas- más tarde que las empresas de producción”, si bien, como primer grupo hotelero internacional en Europa, cree que la estricta legislación de la UE se convierte en “una ventaja competitiva” frente a cadenas de otras regiones, además de propiciar que las compañías europeas sean más sostenibles.

Ramos, en una entrevista con EFE, analiza el modo en el que el quinto grupo hotelero mundial -que explota marcas como Ibis, Novotel, Mercure o Sofitel- impulsa la ESG y está convencida de que el hecho de que las compañías del Viejo Continente tengan que cumplir con “una reglamentación mucho más estricta que en otras regiones del mundo empieza a ser una ventaja competitiva”, algo “que tenemos que aprovechar” en todos los sentidos.

De hecho, el 75 % de los clientes corporativos de esta empresa, que cotiza en la Bolsa de París, “piden que se justifique y acredite las acciones en ESG de un hotel para contratarlo”, ya que “ellos también exigen a sus proveedores que cumplan unos requisitos dentro de sus políticas”, y “lo certifiquen”.

“Todos vamos en el mismo camino” respecto al carbono y, además, “en muchos casos la reglamentación es la que se lo pide y la única manera es exigir a los que financian que estén comprometidos a su vez”, ya que “dentro de sus acciones de Alcance 3 los hoteles somos proveedores de otras empresas”.

Además, al analizar las búsquedas de alojamiento por internet, el grupo ha detectado que “el 70% de los clientes particulares buscan hoteles con alguna noción de sostenibilidad”, mientras que el 80% de las personas de “las nuevas generaciones” que son entrevistadas por Accor a nivel global (en 2022 contrató a 123.000 trabajadores) “sólo quieren entrar en una empresa si tienen un plan definido y unos compromisos fuertes, creíbles, medibles y definidos en ESG”.

Los compromisos sociales, medioambientales y de gobernanza son “cada vez más tangibles” y no sólo la sociedad en general les da cada vez más protagonismo, ya que los fondos de inversión, los accionistas y los clientes operan atendiendo a su apuesta por ellos.

“En Accor la sostenibilidad no es un tema de convicción y dentro de los diferentes métodos hemos decidido ir por la vía científica y por eso somos el gran grupo hotelero pionero en fijar sus objetivos de descarbonización con el método SBTI (Science Based Target Iniciative)”.

Para ser más competitivos y sostenibles, “no debemos ceñirnos a la reglamentación, y sí ir más allá”

“La normativa está evolucionando constantemente en la UE y esto nos hace avanzar de manera más seria, y hemos querido ir más allá, lo que nos llevó a unirnos a la iniciativa SBTI comprometiéndonos a alcanzar un impacto cero en la huella de carbono para 2050 y a ser miembro de la Business Ambition for 1,5° y de Race to zero”, subraya, al tiempo que explica que “se ha creado una plataforma interna con todos los indicadores en sostenibilidad para controlar las emisiones”, subraya Ramos.

Entre otros procedimientos marcados por la iniciativa SBTI, Accor está implementando en los hoteles medidas de eficiencia energética, teniendo en cuenta que en el sectorhotelero el 78 % del impacto en la huella de carbono procede del consumo energético de los establecimientos, viniendo el resto del impacto de otro tipo de elementos como, por ejemplo, alimentación o compras.

El “cuadro de control” de este grupo francés con más de 40 marcas hoteleras consta de diferentes módulos: el de consumo energético, el de impacto en CO2 de las compras del hotel, el volumen de desperdicio alimentario, el de seguimiento de consumos de agua, la gestión de los deshechos y la biomasa o el control sobre el plástico de un solo uso.

De este modo Accor podrá tener una huella de carbono específica de cada uno de los hoteles del grupo, lo que les permitirá poner en marcha planes de acción concretos y así medir su eficacia, ya que se lleva a cabo un análisis preciso de los consumos energéticos ligados también a los cambios meteorológicos. Este cuadro de control está en manos del propietario del hotel, que va a hacer las inversiones precisas para alcanzar la descarbonización; y del director del establecimiento, que es quien va a controlar el día a día.

Huella de carbono

Comprometiéndonos a alcanzar un impacto cero en la huella de carbono para 2050 -con un plan científico que contempla al menos una reducción del 46% en 2030- dentro del objetivo internacional de limitar el calentamiento del planeta a 1,5 grados desde la era preindustrial, se encuentra en pleno proceso de certificación ecológica de su gestión hotelera para que en tres años los casi 5.500 establecimientos de Accor estén certificados.

Accor está acogiéndose a los siguientes sellos de certificación: Greenglobe (iniciativa privada) y Greenkey (iniciativa sin ánimo de lucro).

En cuanto a las acciones sociales, Ramos recuerda que el grupo opera con lo que denominan “ascensor social” para ayudar a los segmentos más sensibles a escalar en su trayectoria laboral en la empresa, además de actividades con mujeres maltratadas y refugiados o iniciativas de acogidas con Ucrania.