Los pueblos del interior se manifiestan en Valencia contra las macroplantas fotovoltaicas

La manifestación contra las macroplantas de energías renovables de todo el interior vaienciano ha reunido a 3500 personas en València, según la organización, para reclamar la regulación de la ubicación de estos proyectos y que «no se ofrezca un cheque en blanco a las multinacionales».

La marcha ha partido desde la Plaza de la Virgen hasta la Plaza del Temple frente a la Subdelegación del Gobierno y ha sido convocada por la Coordinadora Valenciana por la Ubicación Racional de las energías renovables.

Los participantes portaban pancartas en las que podían leerse mensajes como «Macroplantes fotovoltaiques no, en defensa del terme de Cabanes», o la misma para Les Useres o Vilafamés, municipios afectados por proyectos presentados. Otros municipios como Les Coves de Vinromà, La Serranía o Alcublas también han portado mensajes reivindicativos.

Se han podido leer mensajes y escuchar proclamas como «Alcublas: en manos del agricultor, no del especulador» o «Si os cargáis la agricultura, ¿comeremos placas solares?».

La marcha estaba encabezada por un mensaje de la Coordinadora que decía «Stop macrorrenovables, un altre model és possible».

La Coordinadora, suma ya cerca de 90 entidades adheridas que reclaman a los gobiernos la paralización de los proyectos ya presentados y que se quieren desarrollar en comarcas con marcado carácter rural.

Estas iniciativas afectan de norte a sur todo el territorio valenciano, desde Morella, en els Ports, les Useres, Cabanes, Vilafamés, Altura en el Alto Palancia, Alcublas en los Serranos, Montesa en la Costera o Elda en la Sierra Calderona, pasando por les Coves de Vinromà, el Villar, Godelleta, Turís…

A esto se suman las «graves afecciones», explican desde la Coordinadora, de las líneas de Muy Alta Tensión MAT, ejecutadas por Forestalia, «con fraude de ley, al tratarse de un trazado privado y Red Eléctrica Española».

Tan solo la presentada en Altura y Alcublas destruiría 250 hectàreas de tierra cultivable entre los dos municipios, han apuntado las mismas fuentes.

La Coordinadora pide al gobierno central y autonómico que regule la ubicación de estos proyectos y «no ofrezca un cheque en blanco a las multinacionales energéticas como está realizando ahora mismo».

De hecho, el Gobierno central «está aprobando declaraciones de impacto ambiental contraviniendo directivas europeas respecto a las repercusiones en el medio ambiente o autorizando macroproyectos en lugares no recomendados por el mismo Plan de Energía 2021-2030».

A todo esto se suma la desprotección de fauna y flora y «la no necesidad de exposición pública de las mencionadas iniciativas haciendo oídos sordos a la opinión de los ayuntamientos afectados que deberían ser quienes decidieran sobre estos asuntos».

Según los convocantes, estas macroplantas «destruirán cultivos, mayoritariamente olivos, almendros o viña, la ganadería extensiva, el tejido turístico, y la economía local en que se sustentan nuestras comarcas».

Si se llevan adelante estos proyectos, la Comunitat Valenciana «se convertirá en un mar de vidrio con más despoblación, precisamente cuando se están tomando medidas e invirtiendo en recuperar la vida rural». A todo ello hay que añadir las afecciones a la salud.

Los colectivos llevan un año de gestiones y lucha ininterrumpida que ha llegado hoy a la ciudad de València y que «seguirá con fuerza».

Para los organizadores la manifestación «ha sido un éxito» y «se ha cortado el tráfico junto al antiguo cause del Río Turia, como consecuencia de la afluencia y el rechazo de todas las entidades participantes a las políticas del MITECO respecto al despliegue de Renovables en la Comunitat Valenciana».