Más de 200.000 grullas comunes pasan el invierno en distintas regiones de España

Más de 200.000 grullas comunes, procedentes de países del norte de Europa, han viajado este año a España para pasar el invierno repartidas por más de una decena de comunidades autónomas de España.

Así lo revelan los datos del censo nacional elaborado hace unas semanas por ornitólogos voluntarios y técnicos de las distintas administraciones públicas que ha sido coordinado, un año más, por la asociación Grus Extremadura.

El coordinador del censo, José Antonio Román, ha explicado a EFE que los datos del censo revelan que la población de grullas comunes parece recuperarse tras la bajada que se registró el pasado año, cuando se contabilizaron un total de 183.084 grullas.

La cifra, pese a aumentar, ha comentado Román, queda muy lejos de las 260.000 que se contaron en las mismas fechas en 2021. Los datos recogidos inicialmente en el censo suman 194.513 grullas, si bien «sólo unos días después llegaron desde sus lugares habituales de cría otras 10.000 grullas a la Península Ibérica, por lo que la cifra definida superaría los 200.000 ejemplares», ha señalado el coordinador del censo.

Extremadura continúa siendo la comunidad autónoma de mayor importancia para la invernada de esta especie, acogiendo 104.476 grullas, que supone más de la mitad del total de las grullas invernantes.

Le siguen como comunidad en importancia para la invernada de la especie Castilla-La Mancha, donde se han contabilizado 43.832, si bien, este año no se pudo contabilizar algún dormidero importante en el Valle del Tiétar, por lo que la cifra probablemente en esta comunidad autónoma supere las 45.000 aves.

Tras Extremadura y Castilla-La Mancha, el censo pone de manifiesto que Aragón, con 22.027, «una cifra baja para esa comunidad», ha dicho Román, es la tercera comunidad en importancia para esta especie. Y detrás están Andalucía con 13.952 ejemplares y Castilla y León, con 6.065, aunque la niebla dificultó el conteo de los voluntarios el día del censo en el Azud de Riolobos (Salamanca) y la cifra total en esta última región es probablemente que supere las 7.000 grullas.

En la Comunidad de Madrid se contaron 451 aves en paso, al igual que en La Rioja, donde se vieron 329.

En Cataluña se registraron 142 ejemplares en la provincia de Barcelona, probablemente también con migrantes, mientras que en la Comunidad Valenciana fueron 97 e incluso llegaron a observarse en las Islas Columbretes. En Baleares se contaron 24 ejemplares, y por último, dos aves se registraron en la Comunidad de Murcia, que, según Román, «podrían ser aves en paso».

El coordinador del censo ha destacado el esfuerzo colectivo realizado por las 324 personas que han participado en este trabajo que ha permitido censar en un total de 233 localidades de España.

El fascinante viaje que realizan para desplazarse desde el norte hasta el sur de Europa, que les lleva a cruzar Alemania y Francia durante los meses de octubre y noviembre, para regresar a sus zonas de cría entre mediados de febrero y marzo, levanta la curiosidad de muchas personas que cada año acuden a esos lugares para observarlas.

Estas aves llegan a recorrer más de 4.000 kilómetros de distancia volando en ocasiones a más de 9.000 metros de altitud.Destaca su característica forma de vuelo en V y el sonido que emiten tanto cuando van en vuelo como cuando se encuentran posadas en el suelo. Un característico trompeteo que puede escucharse a kilómetros de distancia, debido a que la laringe atraviesa el esternón como si fuese una caja de resonancia y eso magnifica su grito.