Prevén un descenso del 25 % en la producción de la alcachofa en la Vega Baja por la escasez de agua

La producción de la alcachofa en la comarca alicantina de la Vega Baja rondará esta temporada las 20.000 toneladas, según las previsiones, lo que supondría un descenso del 25 %, unas 6.000 toneladas menos, como consecuencia de la escasez del agua y las elevadas temperaturas registradas en verano y otoño, entre otros factores, según fuentes del sector.

Esta estimación ha sido expuesta tras el arranque oficial de la campaña de la alcachofa en el municipio de Daya Vieja (Alicante), a cargo de la chef Aurora Torres, fundadora y chef del restaurante La Herradura ubicado en Los Montesinos (con un Solete de la Guía Repsol) y del espacio gastronómico Lula by Aurora Torres (un Sol de la Guía Repsol).

El acto, al que han asistido representantes institucionales y del tejido socioeconómico de la comarca, entre otros, el presidente de la Diputación de Alicante, Toni Pérez, ha servido para reivindicar la importancia de la huerta para la Vega Baja, el papel que juega la alcachofa como uno de los cultivos estrella de la comarca y la labor que lleva a cabo la marca para promocionarla y darle el prestigio que se merece.

El presidente de la Asociación Alcachofa Vega Baja, Antonio Ángel Hurtado, ha señalado que, desde que se creó la marca, la superficie del cultivo en la comarca ha aumentado un 40 por ciento. De hecho, en esta última década, “ha crecido de forma paulatina, a excepción de los años de la Dana y el Covid», ha precisado.

Una tendencia al alza que, según sus palabras, se va a ver frenada este año por la incertidumbre que hay alrededor del agua, las altas temperaturas y el aumento de los costes de producción.

Por ello, la producción total que se espera a lo largo de la temporada rondará las 20.000 toneladas, aunque la cifra dependerá de muchos factores, teniendo en cuenta el comportamiento del clima.

Para Hurtado, este descenso de la producción es algo que, por desgracia, afecta a la mayoría de cultivos, por lo que ha reclamado soluciones para el sector.

“Si queremos mantener viva nuestra huerta y la esencia de nuestro territorio, necesitamos agua de calidad y a precios asequibles. Y, además de todo ello, pedimos ayudas directas para los agricultores que contribuyan a paliar las mermas de sus producciones derivadas por el cambio climático”, ha trasladado.

El presidente de la Diputación de Alicante ha manifestado que está “del lado de los que defienden esta joya a ultranza, de los que con nuevos proyectos, por fin, empiezan a mirar a la agricultura y a sus pueblos”.

“Desde la Diputación se da fe de que éste es un producto que debemos cuidar mucho, porque esto es futuro de esta tierra, es futuro importante, dañado esta temporada por la climatología y escasez de agua, pero debemos cuidarlo también por la honra y la honestidad con la que la gente del campo viene trabajando todos los productos y, en especial, la alcachofa”, ha subrayado.

Pérez ha destacado que “la reivindicación más importante tiene que ser por el agua que necesitamos, por el agua que en justicia nos toca».

A su vez, el director general de Desarrollo Rural de la Conselleria de Agricultura, Francisco Javier Benito Goerlich, ha mostrado su disposición a ayudar al sector y también ha resaltado la excelencia del producto como la alcachofa que se cultiva en la Vega Baja.

Mientras, la madrina de la campaña, Aurora Torres, ha señalado que la alcachofa es algo que siente «por dentro». «Para mí es un orgullo cocinar con la alcachofa de la Vega Baja del Segura, es algo que me representa y que también representa a nuestra tierra, a los agricultores, y es un deber de los cocineros seguir cocinando con ella y ponerla de moda”, según ha declarado.

Por su parte, el alcalde de Daya Vieja, José Vicente Fernández, ha dicho que “el municipio es el más pequeño en población de la Vega Baja», pero tiene «un papel importantísimo en el desarrollo económico y tecnológico comarcal y europeo del sector agrícola» y de su «producto estrella: la alcachofa”.

“Es tan importante su papel que desde aquí y de la mano de tres agricultores locales y una empresa de la comarca lograron no solo cambiar hábitos y costumbres de alimentación a nivel internacional, sino poner en valor un producto como es la joya de la huerta”, ha recalcado.