Representantes de Marruecos y Jordania visitan la desaladora de Alicante para conocer la gestión

Representantes de los gobiernos de Marruecos y Jordania han visitado la desalinizadora de Alicante para conocer el modelo de gestión del agua de la Mancomunidad de Canales del Taibilla (MCT).

La delegación internacional forma parte de un proyecto cofinanciado por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo que tiene por objeto la optimización de los recursos hídricos en países muy afectados por la escasez de agua.

Los delegados han sido Khalid Tahri, representante de la Oficina Nacional de Electricidad y Agua Potable del gobierno de Marruecos, y Khalil Al Absi, subsecretario General de Planificación y Agua Compartida de la Autoridad del Valle del Jordán.

Han estado acompañados por Marcos Martínez y Khalid Mohamed Hamza, miembros del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo; Virginia Villanueva y Araceli Iniesta, representantes de ICEX España Exportación e Inversiones; Domingo Zarzo, representante de SACYR, empresa explotadora de la desaladora; y Carlos Conradi, director de la MCT.

La Oficina Nacional de Electricidad y Agua Potable de Marruecos participa en importantes proyectos de estructuración para el desarrollo sostenible del país, dotándolo de infraestructuras para la producción, el transporte y distribución de electricidad y agua, así como tratamiento de aguas residuales mientras que la Autoridad del Valle del Jordán es una agencia gubernamental encargada del desarrollo socioeconómico en el lado de dicho valle perteneciente a Jordania, gestionando y protegiendo los recursos hídricos y sus infraestructuras de apoyo.

Los asistentes han tenido la oportunidad de conocer el funcionamiento de una instalación que tiene una producción máxima diaria en torno a 120.000 metros cúbicos. Recientemente la MCT ha adjudicado un contrato con un presupuesto de más de 9,5 millones de euros para la explotación, mantenimiento y conservación de la instalación durante los próximos dos años.

En esta misma planta la MCT redacta un proyecto de implantación de energía fotovoltaica para autoconsumo que tiene como objetivo favorecer la transición a una economía baja en carbono, reduciendo además el coste económico de la energía eléctrica consumida, en la línea de lo marcado en el Plan de Eficiencia Energética y Reducción de la Huella de Carbono de la MCT 2019-2030.

La planta desalinizadora de Alicante entró en funcionamiento en 2003 y ha sido fundamental para que no se hayan producido restricciones de agua en el ámbito geográfico abastecido por la instalación, según un comunicado de la MCT.

InfoSOS, por un mundo sostenible.