Ribera alerta de que habrá que adaptar «casi todo» al cambio climático en la próxima década

 La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico en funciones, Teresa Ribera, ha alertado de que Europa tiene una década para «transformar casi todo» y adaptarlo a las consecuencias de la crisis climática, tarea para la que habrá que estar «muy bien organizados» a todos los niveles.

«Ya sabemos cómo hacer muchas cosas, pero aún no lo suficiente para ser todo lo efectivos que necesitamos ser en este marco temporal de diez años para transformar casi todo. Tenemos que estar comprometidos, bien organizados y tener los principios bien claros en la cabeza», ha dicho Ribera en una conferencia sobre la adaptación al cambio climático durante el Congreso del Partido Socialista Europeo en Málaga.

La vicepresidenta en funciones ha subrayado que los asuntos sociales y climáticos «no se pueden seguir gestionando como si fueran dos problemas diferentes», ha lamentado la percepción de la agenda climática como «una amenaza» y ha pedido continuar invirtiendo en la adaptación de todos los sectores de la sociedad.

Esto significa, ha abundado, avanzar en legislación laboral y climática, pero también en pensar en el acceso a agua limpia, seguridad alimentaria, vivienda o políticas industriales, así como en las «vulnerabilidades».

«Cuando haya inundaciones, ¿quién tendrá un buen seguro y quién lo perderá todo porque la industria de los seguros no es accesible para mucha gente?», ha planteado Ribera.

De cara a la próxima legislatura, la vicepresidenta en funciones ha mencionado factores, hasta ahora extraordinarios, que se espera formen parte de una «nueva normalidad» y a los que habrá que anticiparse, como los incendios forestales de nueva magnitud o las grandes sequías en el sur de Europa.

«Las temperaturas extremas no se viven de la misma manera cuando contamos con un hogar bien aislado que cuando no. Vivir en una zona inundable no es lo mismo cuando se inundaba una vez cada cien años que si lo hace una vez cada dos años», ha señalado Ribera.

La ministra de Transición Ecológica ha advertido de «un largo camino por delante» para el que, no obstante, se tienen «los medios, las capacidades y el compromiso político».

«Tenemos que acelerar nuestra acción para asegurar que podemos cumplir en el tiempo del que disponemos. Ni nuestros hijos ni nuestros nietos podrán perdonarnos si no tomamos las decisiones correctas hoy», ha remarcado.