Siemens amplía su portfolio de carga de vehículos eléctricos con el lanzamiento de Sicharge D de 400 kW

Diseñado para la carga de vehículos eléctricos (EV) con garantía de futuro, Sicharge D cumple con los estándares, protocolos y normas relevantes y puede adaptarse a las necesidades de carga actuales y futuras. Además, con el dispensador Sicharge D, es posible cargar hasta cuatro vehículos al mismo tiempo con una sola conexión a la red, optimizando los tiempos de carga y ofreciendo ahorros financieros y de espacio para los Operadores de Puntos de Carga (CPOs).  

Markus Mildner, CEO de eMovilidad en Siemens Smart Infrastructure, dijo: «La amplia adopción de la eMovilidad es una necesidad para un futuro más sostenible. La reducción de los tiempos de carga tanto para coches eléctricos como para camiones eléctricos, especialmente en ruta, jugará un papel fundamental en el aumento de la conveniencia y la aceptación de este tipo de transporte. Sicharge D es un gran hito para lograr esto».

Diseñado con flexibilidad en mente, Sicharge D es ideal para diferentes casos de uso como carga en destinos, carga rápida pública o carga en autopistas, y puede ofrecer una salida de energía continua y estable de 400 kW a una temperatura ambiente de 40°C.  

Cuenta con una pantalla táctil multilingüe con una interfaz de usuario intuitiva y gestión de cables tanto en el cargador como en el dispensador para facilitar la manipulación de cables, haciendo la carga lo más conveniente posible para los conductores de vehículos eléctricos (EV).

Los Operadores de Puntos de Carga (CPOs) se benefician de la flexibilidad, ya que la pantalla táctil también ofrece diferentes opciones de publicidad, y se pueden integrar una variedad de terminales de pago, coincidiendo con el socio de pago del CPO.  

También se ofrecen servicios personalizados y soporte continuo durante todo el ciclo de vida del producto, desde la instalación inicial hasta los servicios digitales y remotos y el soporte en el lugar.

El transporte por carretera es el mayor emisor en el sector del transporte de la UE y representa casi tres cuartas partes de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con el transporte. La Unión Europea (UE), como parte del paquete Fit for 55, ha adoptado nuevas normas que regulan las emisiones de CO2 de estos vehículos. La regulación propuesta aumenta los objetivos de reducción de emisiones de CO2 para 2030 y establece un nuevo objetivo del 100% para 2035, algo en lo que una red de carga de vehículos eléctricos sólida será crítica para habilitar.  

InfoSOS, por un mundo sostenible.