Un informe de la ONU advierte de un fuerte crecimiento de la basura electrónica en el mundo

Un informe del Instituto de Estudios de la ONU con sede en Bonn (oeste de Alemania) advierte de un fuerte crecimiento de la generación de basura electrónica en todo el mundo con graves implicaciones para el sur global.

Según el informe, en 2019 se produjeron 53.600 millones de toneladas de basura electrónica -7,3 kilogramos per cápita- y, si no hay un cambio en las prácticas, la cifra subiría en 2030 a 74.700 millones de toneladas y en 2050 a 110.000 millones de toneladas.

Diversos estudios, dice el informe, han venido advirtiendo del problema desde comienzos de siglos y hay películas documentales que muestran cómo en el reciclaje primitivo de algunas partes valiosas -los metales de los cables, por ejemplo- se liberan sustancias tóxicas que perjudican el medioambiente.

Los expertos estiman que el sur global se está convirtiendo en el cementerio de buena parte de la basura electrónica que se produce en todo el mundo.

Los datos muestran que cerca del 80 por ciento se la basura electrónica sale de los países en donde se ha producido.

Sin embargo, es difícil tener datos precisos, ya que muchas veces no se puede distinguir entre el transporte de aparatos electrónicos que pueden ser reparados y vueltos a utilizar y otros que no pueden ser reparados y que se transportan de un país a otro con el propósito de hacer el desguace en un lugar con leyes de protección del medioambiente menos estrictas.

En todo caso solo para un 17 por ciento de la basura electrónica que se produce está documentado el tratamiento que se le da posteriormente. El resto de los casos se desconoce el tratamiento al que se someten los residuos y es de esperar que no se les da un tratamiento sostenible.

El informe advierte que hay países receptores de basura electrónica en África, el sureste asiático, Centroamérica y Sudamérica que tienen cuotas de reciclaje bajas y un alto número de trabajadores informales.

Los países del norte y el oeste de África son los principales receptores de exportaciones no controladas de basura electrónica provenientes principalmente de Europa y en menor grado de Asia occidental.

InfoSOS, por un mundo sostenible.