Un proyecto estudiará la eliminación de emisiones de CO2 y su transformación en biocombustibles

Un grupo de investigadores de seis países europeos estudiará el desarrollo de nuevos procesos que permitan la eliminación de las emisiones de CO2 para transformarlas en biocombustibles y bioproductos para el sector del transporte aéreo y marítimo, con el objetivo de alcanzar el compromiso de neutralidad climática en 2050.

El proyecto FueIGAE, que se enmarca dentro del programa Horizonte Europa de la Unión Europea, está coordinado por la investigadora del Instituto de Catálisis y Petroleoquímica (ICP-CSIC) Silvia Morales de la Rosa y está dotado con cinco millones de euros, según un comunicado del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El FuelGAE pretenden actuar en dos sectores industriales: la biorrefinería e industrias intensivas de energía, donde se desarrollará «un metodo novedoso» de producción de combustibles líquidos avanzados a partir de diferentes flujos de emisiones de CO2 a través de una planta piloto de microalgas integrada en su infraestructura.

En el proceso se mejorará el rendimiento de las cepas de microalgas seleccionadas adaptándolas a cada caso de estudio industrial, con métodos de tratamiento que permitirán «ahorrar energía y hacer el proceso rentable desde el punto de vista económico y ambiental”, según Morales de la Rosa.

La producción de combustibles líquidos avanzados se producirá desarrollando diferentes tecnologías como: producción selectiva de microalgas para la obtención de polisacáridos o lípidos, tratamientos alternativos emergentes de biomasa de microalgas, sistemas innovadores de mejora catalítica a partir de lípidos y biocrudo y sensores de microalgas en línea.

Según Morales de la Rosa, esta iniciativa pretende mostrar que «se pueden eliminar las emisiones de CO2», gas causante del efecto invernadero y del calentamiento global, «mediante su conversión en productos de interés de forma sostenible y a precios competitivos».

El objetivo es «reducir las emisiones de CO2 y reemplazar combustibles fósiles por combustibles renovables, y se favorecerá de la transformación hacia un sistema energético libre de combustibles fósiles de aquí a 2050».

Para asegurar una solución económica baja en carbón, FuelGAE incluye estudios de procesos de licuefacción hidrotermal y biogás.

El biocarbón resultante del proceso hidrotermal se probará en usos agrícolas, y todas las tecnologías se ampliarán a TRL5 (método para estimar el progreso de una tecnología), según el CSIC.

Para ello, se construirá una planta piloto de microalgas que se transportará y validará en dos emplazamientos industriales de Rumanía (planta siderúrgica) y España (bioetanol 2G).

Las tecnologías de FuelGAE se evaluarán más a fondo a través del análisis del ciclo de vida (LCA/LCC) para confirmar su menor impacto ambiental, uso de recursos o emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), y un primer enfoque de sostenibilidad económica.

«Las tecnologías que desarrollamos son necesarias para convertir un material difícil de manejar y de bajo valor en combustibles avanzados de gran calidad, que se pueden utilizar en sectores que son contaminantes y difíciles de descarbonizar como el sector del transporte aéreo y marítimo”, explica José Miguel Campos Martín, investigador del ICP-CSIC.