Un proyecto piloto cría 2.000 erizos de mar y reintroduce una parte en Dénia

 La Conselleria de Agricultura, Ganadería y Pesca y la Fundación Oceanogràfic han impulsado un proyecto piloto para la reproducción, cría y reintroducción de ejemplares de erizo de mar en el litoral de la Comunitat Valenciana, con el fin de reforzar la presencia de esta especie.

Gracias a este iniciativa, los técnicos de la Fundación Oceanogràfic han logrado reproducir cerca de 2.000 juveniles de estos erizos (Paracentrotus lividus), que han alcanzado los ocho meses de edad.

Del total de ejemplares criados en el Oceanogràfic de València, 600 se han soltado recientemente en aguas de Dénia (Alicante), según han informado este lunes fuentes de la Generalitat.

Se trata de un proyecto al que también se unirán algunas cofradías de pescadores interesadas en colaborar en las fases de engorde y suelta de estos animales marinos, cuya población ha disminuido en los últimos tiempos.

Por lo que respecta a las fases del proyecto, los reproductores se recogen en las zonas donde posteriormente se realizarán las sueltas y se colocan en tanques en forma de cono, donde se alimentan de microalgas criadas en las instalaciones del Oceanogràfic de la Ciutat de les Arts i les Ciències.

En el acuario, estas minúsculas larvas se asientan en el fondo e inician su fase de transformación, y cuando adquieren el tamaño suficiente se alimentan principalmente de algas naturales, micro y macroalgas (como Ulva lactuca), también criadas en el centro marino de Valencia.

Siguiendo las recomendaciones de centros de referencia con el Centro de Experimentación Marítima (CEP) de Castropol, una vez los ejemplares superan un tamaño mínimo de aproximadamente dos centímetros puede realizarse su reintroducción en el mar.

La reintroducción de los ejemplares se realiza en zonas que cuentan con estudios previos del hábitat y presencia de la especie, tras lo que se llevará a cabo el seguimiento de los ejemplares reintroducidos.

El proyecto cuenta con la colaboración del Instituto de Ecología Litoral y el servicio Ambiental Marino y de Pesca del ayuntamiento de Dénia.

El erizo de mar común presenta una coloración variable desde verde a marrón o violeta y se distribuye por las costas del noreste Atlántico y el Mediterráneo, ocupando principalmente fondos superficiales y charcos intermareales.

Se alimenta mayormente de macroalgas fijas al sustrato y, ocasionalmente, de restos de materia orgánica animal.

Los equinodermos, animales exclusivamente marinos, destacan por su esqueleto calcáreo formado por espículas, de donde deriva su nombre en latín, que significa espinas (equino) en la piel (dermo). Esta clase incluye diversas especies, como estrellas de mar, erizos de mar y holoturias o cohombros.