Valencia, entre las capitales más asequibles de España para alquilar una bicicleta

El coste anual del alquiler municipal de una bicicleta en la ciudad de València es de 29 euros, lo que la sitúa en medio de la tabla entre las localidades que tienen precios «de verdad asequibles», según la OCU.

Moverse en bicicleta eléctrica de alquiler municipal en ciudades como Madrid, San Sebastián, Valladolid o Barcelona puede costar más de 200 euros al año, hasta 13 veces más que en Bilbao, según un estudio que ha analizado este tipo de servicios en una veintena de capitales de provincia.

OCU ha dado a conocer este viernes que el coste de alquilar una bici para un uso frecuente (dos trayectos diarios de 20 minutos durante cinco días a la semana los 12 meses del año) alcanza los 275 euros al año en Madrid con Bicimad, 271 en San Sebastián con DBizi, 265 en Valladolid con Biki y 232 eros al año en Barcelona con Bicing.

Señala que, si bien es cierto que se trata de bicis eléctricas, también lo son las que se alquilan en la capital vizcaína a través de Bilbaobici a un coste de apenas 20 euros al año, es decir, hasta 13 veces inferior.

Otras capitales de provincia con tarifas que entiende «de verdad asequibles», con costes incluso por debajo de esos 20 euros, son León (12 euros al año), Burgos (15) y Santander (20), si bien en estos casos con bicis sin motor.

Entre ambos grupos de ciudades están Pamplona (191 euros al año), Gijón (172), Albacete, A Coruña, Las Palmas y Murcia (todas ellas con 40 euros al año), Zaragoza (27), Logroño (36), València (29 euros el Valenbisi), Palma (24) y Sevilla (23)

Destaca asimismo que en Málaga y Oviedo no existe un servicio público de alquiler de bicicleta para los residentes o los visitantes que quieran moverse en bici por la ciudad y la única opción es un servicio privado, que tiene un coste de más de 2.000 euros al año para quienes hagan un uso frecuente.

Otro problema habitual que denuncia es la inexistencia de un seguro de responsabilidad civil que cubra los posibles daños, tanto al propio vehículo como a terceros.

Por eso, antes de alquilar, OCU recomienda preguntar por la existencia del seguro y, de no haberlo, contratar uno, sobre todo si se va a coger regularmente la bici.

Más raro aún, apunta, es que se ofrezca un casco, una protección que la organización considera también muy recomendable.

El estudio de tarifas comprende, además, el alquiler de otros medios de transporte poco contaminantes, como el patinete y la moto eléctrica.

Sobre ellos afirma que la oferta de este tipo de transportes, habitualmente privada, es menos habitual y «bastante más onerosa, casi prohibitiva» para un uso frecuente, puesto que rara vez baja de los 800 euros al año para el alquiler de un patinete y de los 1.400 para una moto, y solo sale a cuenta para un alquiler ocasional.

Al comparar precios en este sector ha encontrado enormes diferencias según la empresa dentro de una misma ciudad. Por ejemplo, el alquiler de un patinete eléctrico en Madrid varía entre 3,49 euros al día con Dott y 16,50 con Lime. 

InfoSOS, por un mundo sostenible.