Valencia licita la compra de 57 nuevos autobuses eléctricos e híbridos por 30 millones de euros

A finales del próximo año llegarán a la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de València 26 autobuses eléctricos y 31 híbridos articulados. Un total de 57 nuevos autobuses por un importe de 29.785.246 millones de euros. La EMT lanza la licitación para la compra de estos vehículos con el objetivo claramente sostenible de mitigar las emisiones de gases contaminantes y reducir la edad media de la flota.

Cada autobús eléctrico cuesta cerca de 600.000 euros y un híbrido articulado ronda los 450.000. Pero el Ayuntamiento de València “apuesta firmemente por la movilidad más sostenible y por convertir a la EMT en la referencia más sólida en el transporte de viajeros en la ciudad. Es el tren del futuro que ya pasa ante nosotros y vamos a situarnos claramente al frente de los patrones de movilidad más respetuosos con el medio ambiente”, ha dicho Jesús Carbonell, concejal de Movilidad y presidente de la EMT.

La Empresa Municipal de Transportes apuesta de esta forma por el proceso de modernización de su flota. A finales del año que viene dispondrá de un total de 48 autobuses eléctricos y 285 híbridos. Con la compra planteada ahora para la incorporación de nuevos medios no contaminantes, un 68% de los autobuses serán eléctricos o híbridos y un 32% de biodiesel o diésel.

De esta forma se reducirá considerablemente la edad media de la flota de autobuses de EMT València, que pasará de los 9,16 años actuales a los 7,2. El 60% de la flota tendrá una edad media menor a cinco años. En ciudades como Sevilla o San Sebastián la edad media se sitúa en el 9,8 y 8 respectivamente. Madrid está en el 4,55 y Barcelona en el 6,5.

La adquisición de nuevos autobuses en la EMT va acompañada del retiro de las unidades más antiguas, las de tecnología Euro III y Euro IV, así como de otros vehículos con problemas mecánicos graves. Otra razón de peso para la renovación de la flota radica en “el compromiso por parte de la EMT por ofrecer una movilidad de calidad con vehículos más confortables, silenciosos y sobre todo más fiables que aseguren la disponibilidad que requieren los usuarios”, señala el director gerente de la compañía, Manuel Martínez. “Nuestra apuesta es la implantación constante de tecnología eléctrica, y llegar al 100% cero emisiones”, ha subrayado.

Tal y como ya se anunció en la comisión de patrimonio, “el objetivo de la EMT es ir renovando la flota para acabar siendo un 100% eficiente a nivel medioambiental, un proceso que requiere numerosas inversiones en los futuros ejercicios para poder renovar los cerca de 500 autobuses. Obviamente no será rápido, pero es nuestra apuesta y vamos a mantenerla durante los próximos años”, ha subrayado Jesús Carbonell.

Plan Director 2025-2030

La Empresa Municipal de Transportes también ha sacado a licitación el Plan Director 2025-2030 por más de 372.000 euros y un plazo de ejecución de 9 meses. El Plan director es un estudio en profundidad de los nuevos segmentos de movilidad a todos los niveles que marcará el itinerario de la entidad para los próximos años.

En el camino hacia la plena sostenibilidad y la introducción de autobuses con tecnologías eléctricas este Plan persigue el establecimiento de patrones que tengan en cuenta las necesidades particulares de cada línea y las consecuentes adaptaciones necesarias en las cocheras, espacios de aparcamiento, puntos de recarga y servicios de mantenimiento.

Pero al mismo nivel se sitúan los nuevos hábitos de movilidad que tantas transformaciones han experimentado en los últimos años. Aunque EMT València recupera los niveles de viajeros previos a la Covid, se constata claramente que no se crece de manera homogénea entre los diferentes operadores de transporte en la ciudad ni entre las propias líneas de EMT.

En los tres últimos años se han multiplicado los nuevos hábitos en los desplazamientos de la población, tanto en el trabajo como en el ocio. Han aumentado los usuarios de movilidad personal, patinetes y bicis, ha entrado en servicio una nueva línea de tranvía y se prevén nuevas rutas también en metro, entran en escena nuevos desarrollos urbanísticos y se ha incorporado la tarjeta SUMA que permite usar cualquier modo de transporte al mismo coste y con los transbordos bonificados.

Todo ello señala un cambio notable en los parámetros de movilidad y de ahí la necesidad de un Plan director que indique el camino de EMT para los próximos años. “Queremos conocer en profundidad los nuevos hábitos para atender mejor las necesidades de los ciudadanos”, apunta el concejal de Movilidad, Jesús Carbonell. “Es vital saber qué medidas son necesarias para conseguir una red de la EMT que se adapte a las necesidades reales de la población y que permita un incremento de los desplazamientos en la misma”.

Un proyecto de tal envergadura requiere el apoyo y uso de herramientas software específicas que permitan la creación de distintos escenarios y el manejo de grandes cantidades de datos de forma rápida y eficiente. “De ahí la necesidad de licitar el Plan director para incorporar a una empresa especializada que analice rigurosamente toda la información. Queremos llegar al fondo de los nuevos hábitos de movilidad para cubrir las nuevas necesidades de nuestros usuarios, mejorar las frecuencias y rediseñar eficazmente la EMT del futuro”, señala su director, Manuel Martínez.

Junto a la valoración de los nuevos patrones de movilidad también se analizarán los registros obtenidos por EMT a través de sus sistemas de explotación y ticketing, los datos procedentes de los departamentos de movilidad, así como los de diferentes operadores de transporte público y los datos de encuestas que permitirán completar un nuevo modelo de transporte y valorar distintos escenarios de la futura red de EMT.

“La nueva corporación quiere que la EMT sea el actor principal de la movilidad motorizada en la ciudad de València. Para ello, tenemos que conseguir que la red de la Empresa Municipal de Transportes sea una alternativa real al vehículo privado y trabajar detalladamente en todas y cada una de sus diferentes líneas”, ha afirmado Carbonell.